Consejos para retener talento centennial

Las empresas enfrentan una alta rotación entre sus colaboradores jóvenes. Comprender a la generación Z puede ayudarlas a disminuir los costos que esto genera
.
 .  (Foto: iStock)

Si para muchos ejecutivos de Recursos Humanos la generación Millennial ha sido un gran reto, los Centennials lo serán todavía más. Cada vez los jóvenes tienen más opciones y más exigencias, advierte Carlos Vaca, director general de la agencia de publicidad BBDO.

En entrevista, subraya que los gestores de talento ya no pueden limitarse a administrar la nómina, tienen que ser “directores de felicidad”. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones no tiene planes prácticos y efectivos para afrontar los cambios que están trayendo los más jóvenes, dice.

“Lo que nos obliga a transformarnos es la necesidad”. Y la necesidad es que la también llamada iGeneration “viene mucho mejor preparada e informada. Creo que es mucho más inteligente que la anterior inmediata, la de los Millennials”, afirma.

El Centro de Investigaciones Pew, de Estados Unidos, ha delimitado que la generación del Milenio engloba a aquellos nacidos entre 1981 y 1996. La generación Z o postmillennial comprende a quienes nacieron a partir de 1997.

Uno de los desafíos que han traído los jóvenes, sostiene el publicista, es una “crisis de retención. La rotación es más alta que nunca”. Pero no es que cambien de trabajo por su completa voluntad, “es que el modelo tradicional de entrar a una empresa, permanecer años para hacer carrera ya no es válido”, porque tampoco encuentran muchos incentivos.

Además, considera que, “ahora, los jóvenes no saben qué quieren, empezando por ahí. Y si la organización no les da certeza y claridad, van a buscarlo en otro lado”. Por ello, le da tres recomendaciones a los directores de Recursos Humanos, para poder retener a ese talento:

  • Ser más dinámico
  • Velocidad
  • Éxito tangible

Felicidad por encima del éxito profesional

Las personas encargadas del área de Recursos Humanos deben comunicarse más y mejor con la gente, afirma. En eso radica ser más dinámicos, en “ser mejores líderes, escuchar a los chicos, estar cerca de ellos, saber qué los mueve”. Con la generación de los Centennials “hay que anticiparse a sus necesidades”, como los horarios flexibles.

Carlos Vaca observa que cada vez los jóvenes son más impacientes, por eso es importante integrar el factor velocidad, indica. “Tienen que meterlos a proyectos más cortos, si son largos se aburren y te van a dejar”, previene.

Al tener proyectos cortos será más fácil que puedan comprobar el éxito. Sin embargo, también será necesario incentivarlos, demostrándoles que su trabajo tiene una consecuencia positiva en la empresa y hasta quizá más allá de la propia organización, señala.

Esta generación, más que cualquier otra, “está trabajando para tener un mundo mejor”. Hay una gran preocupación por la vida del planeta y por tener flexibilidad en su trabajo y su vida privada, apunta. “Le dan más importancia a la felicidad que al éxito profesional, entienden que es un componente de las dos cosas”, agrega.

Si bien el especialista considera que también son los más indecisos, también “son más transparentes y honestos. Están buscando generar un impacto en la sociedad y se van a acercar a empresas o a marcas que tengan un propósito compatible con eso”.