El factor humano ante la innovación tecnológica

La importancia del desarrollo tecnológico y la correlación con el ser humano
.
 .  (Foto: iStock)

"¿Se subirían a un Uber que no tuviera conductor y que los llevara a su destino?", preguntó Enrique Beltrán Mena, presidente de IPRESET.

Esa fue la pregunta de Enrique Beltrán Mena, presidente de IPRESET para la ponencia que ofreció sobre el factor humano ante los avances tecnológicos, durante el 3er encuentro AMAVe, organizado por la Asociación Mexicana de Arrendadores de Vehículos. 

La tesis del cuestionamiento giró entorno a la capacidad de confiar en la tecnología. Beltrán Mena dijo que la mayoría de las personas a las que le preguntó contestaron que no. 

Lo que implicaba que pese a que la tecnología está cada vez más presente en nuestras
vidas, se seguirá necesitando del ser humano. 

De acuerdo con datos del Banco de México, 7 de cada 10 trabajadores en el país está en riesgo de ver automatizadas algunas de sus funciones de trabajo. Estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por su parte, advierten que 14% de los empleos pueden desaparecer debido a este fenómeno, lo que equivale a un recorte potencial de 5.5 millones de trabajos de la fuerza laboral nacional en la próxima década.

Existen oportunidades prospectivas que tendrán que tomar en cuenta las empresas:

  • Desarrollo de la tecnología autónoma
  • Mayor interacción en las actividades humanas
  • Incremento en la disposición para la capacitación y el aprendizaje
  • Formulación de nuevas aproximaciones y procesos orientados a la eficiencia
  • Vincular el desarrollo de la tecnología y la proyección de competencias operacionales