No hay espacio para contratar a todos los Jóvenes Construyendo el Futuro

Desde la iniciativa privada consideran que el programa es positivo en dos vertientes: emplear aprendices y mejorar sus competencias para incorporarse al sector productivo
.
 .  (Foto: iStock)

Jóvenes Construyendo el Futuro (JFC) está funcionando en dos sentidos, el primero es generar empleo formal para los aprendices; el segundo, mejorar la empleabilidad gracias a una buena capacitación, asegura Pablo González Guajardo.

Su respuesta es en relación a los cerca de 15,000 aprendices que ya fueron contratados por empresas pese a no terminar el año de capacitación, ya que la primera generación de becarios comienza a egresar en enero de 2020.

En el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) esperan que este número incremente. Sin embargo, Pablo González Guajardo, presidente de la Comisión de Educación del organismo empresarial, reconoce que la Iniciativa Privada no podrá absorber la contratación de todos los egresados, pero los aprendices que no se logren incorporar a los centros de trabajo donde se han capacitado, al menos tendrán las herramientas suficientes para acceder a mejores oportunidades en el sector productivo, expone.

“Obviamente nos encantaría poder ofrecerles oportunidades a todos los jóvenes, pero no hay suficientes espacios para que así sea. Los jóvenes que no alcancen una oportunidad, van a estar mejor preparados en el futuro para poder acceder a una oportunidad; los que logren contratarse en este momento, es una ventaja muy importante”, contesta González Guajardo al ser cuestionado sobre el aporte del programa a la brecha entre vacantes y candidatos adecuados del mundo del trabajo.

En conversación con El Economista, el miembro del CCE califica a Jóvenes Construyendo el Futuro como un éxito. “Cuando hemos hecho estas mesas de evaluación nos damos cuenta que esto ha sido un éxito, que ha tenido un tremendo beneficio para los becarios, tremendo beneficio para los tutores y por supuesto, también para las empresas, eso nos anima mucho”, puntualiza.

Colaboración cercana

En agosto de este año, Luisa María Alcalde Luján, titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) comentó que Jóvenes Construyendo el Futuro se mejoraría de la mano del sector privado a través de mesas de trabajo.

“Vamos a trabajar mucho de la mano del sector privado, sobre todo, desde que iniciamos hemos venido trabajando con ellos, con el Consejo Coordinador Empresarial y las diferentes cámaras empresariales, para ver cuáles son las posibilidades de mejora, siempre se puede mejorar. Entonces se abrirán mesas de colaboración para explorar qué tipo de cosas consideran que podemos hacer mejor y eso es lo que vamos a analizar en estos próximos meses”, dijo entonces la funcionaria.

Hoy el CCE y la STPS tienen un diagnóstico sobre las mejoras que se pueden hacer al programa. Pablo González Guajardo expone que para el 2020 Jóvenes Construyendo el Futuro deberá mejorar en cuatro pilares:

  1. Robustecer la plataforma
  2. Atender el abandono de parte de los aprendices
  3. Mejorar la empleabilidad de los egresados
  4. Llevar a cabo un buen seguimiento y evaluación

De acuerdo con González Guajardo, la plataforma es un punto a mejorar para hacer más eficiente el registro y la vinculación. Por otra parte, la deserción en el programa es un tema que debe entenderse primero para poder combatirse.

“Por supuesto que hay abandono de algunos aprendices en este programa. En muchos casos tiene que ver porque el joven se está capacitando y ya encontró una oportunidad y se va. En otros casos, no encontró la oportunidad, la capacitación no era lo que esperaba. Hay que entender eso bien: cómo nos acercamos al joven para que tenga más información y pueda tomar una mejor decisión desde el inicio”, opina el presidente de la Comisión de Educación del CCE.

Descartan incentivos fiscales

El empresario asegura que el tema de incentivos fiscales a los centros de trabajo que contraten aprendices ya no está en la mesa de discusión, pues no se consideró viable. Por el contrario, la apuesta será en reforzar la capacitación de los becarios para garantizar una buena formación que les permita insertarse en el mercado laboral.

“El tema de incentivos fiscales se puso en la mesa temprano en la discusión, se llegó a la conclusión de que no era una opción en ese momento. En cuanto a mejor opción para los jóvenes, empieza todo por una buena capacitación”, concluye.

Con información de Factor Capital Humano