67% de los trabajadores fueron afectados por la pandemia

Las personas de 35 a 44 años apuntan que realizar home office es “molesto”, y entre los de 18 a 24 años consideran que es “cansado”

La mayoría de los empleados en México siente que sus jefes propician un entorno laboral saludable.
 La mayoría de los empleados en México siente que sus jefes propician un entorno laboral saludable.  (Foto: iStock)

 27% de las personas dicen haber perdido el trabajo y 40% señala que no perdió su empleo, pero le bajaron el sueldo a causa de la pandemia, reveló una encuesta realizada por la casa de investigación y opinión pública, Defoe, para conocer “El impacto de la COVID-19 en el empleo”.

Por otro lado, al consultar a las personas que están laborando sobre cómo perciben su trabajo en términos de satisfacción personal, es de resaltar el hecho de que el 60% de ellas se sienten muy o algo satisfechas con el trabajo que tienen. Resulta interesante que solo el 3% se siente muy insatisfecha con su empleo.

“La carencia de oportunidades que la pandemia habrá dejado entre las personas en México sin duda alterará la opinión que se tiene sobre los empleos disponibles. La necesidad y las exigencias de la vida diaria quizá vuelvan mucho más deseables y satisfactorios los trabajos que en otro momento no satisfacían las expectativas de las personas”, señala Yamil Nares, director de Defoe.

Uno de los fenómenos novedosos fue el rubro de Home Office. La realidad indica que no todas las personas tuvieron la oportunidad de trabajar de manera remota, y esto tiene mucho que ver con que no todos los trabajos pueden realizarse a distancia. De hecho, son las personas de 25 a 34 años, los que tienen escolaridad media o superior, quienes tienden a mencionar que han realizado home office a raíz de la pandemia. 

Otro aspecto a destacar fue que, aunque la mayoría de las personas consideran que el home office es más seguro, llama la atención que los sentimientos tendieron a ser negativos entre las personas más jóvenes. 

Por ejemplo: Las personas de 35 a 44 años  apuntan que realizar home office es “molesto”, y entre los 18 a 24 años consideran que es “cansado”.