Los tres retos del mercado laboral

La especialización podría mitigar el problema de los bajos salarios

.
 .  (Foto: Cortesía)

En México el panorama laboral enfrenta un triple reto, dar empleo a los más de 50 millones de personas en edad productiva, proveer salarios competitivos que garanticen una vida digna y brindar capacitación a los colaboradores, indicó un estudio de Grupo Eulen.

En ese sentido, detalló que para hacer frente a la disminución de empleos, la baja salarial y la falta de personal capacitado el gobierno impulsó diversas iniciativas como el aumento al salario mínimo y la reforma en Materia de Subcontratación de Personal mejor conocida como “reforma al outsourcing” 

Sin embargo, éstas trajeron diversas implicaciones; por ejemplo, en los dos meses de la puesta en marcha de la reforma a la subcontratación el IMSS dio a conocer que registró 846,416 nuevos puestos de trabajo, el incremento más alto de la historia del país. 

En contra parte, el mismo instituto informó que en el mismo periodo de tiempo aproximadamente 700 mil trabajadores sufrieron una reducción salarial, debido a que las empresas buscaron disminuir los costos asociados a la regularización del esquema de contratación.

Para el cuarto trimestre de 2021, el INEGI, a través de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo; reportó que en el mismo periodo de tiempo en el que se puso en marcha la reforma se registró un aumento del 56% dentro de la población económicamente activa (PEA) que tiene un empleo informal. 

Esto significa que en el país más de la mitad de la población no cuenta con prestaciones laborales como vacaciones, seguridad social y acceso a una pensión, lo cual, representa un problema mayúsculo que afectará a sociedad y gobierno, ya que se estima que dentro de los próximos 20 años más del 80% de los adultos mayores se verán obligados a continuar trabajando para mantener sus gastos de vivienda, alimentación y sobre todo cuidado a la salud.  

Sin embargo, a pesar de las desventajas que podría plantear el trabajo informal, éste les permite a los trabajadores percibir ganancias entre un 52% y 56% más que los trabajadores formales. Es decir, al mes generan un poco más de 5,000 pesos de diferencia.

Aunado a ello, los jóvenes no consideran que una buena preparación garantice un mejor salario, por lo cual, no están interesados en continuar sus estudios o lograr una especialización. 

“En el país los trabajadores no buscan estabilidad laboral, sino, generar los recursos que les permitan hacer frente a la inflación y a los salarios bajos. Consideran que en realidad no necesitan trabajar más para vivir mejor, sino realizar una actividad que les permita generar mayores ingresos”, destacó la firma. 

Ante este panorama, explicó, el reto para las industrias será mayúsculo, las condiciones actuales de la sociedad subrayan la necesidad de incentivar la capacitación laboral, ofrecer mejores condiciones de trabajo y garantizar ingresos suficientes para la población. Para ello, es necesario impulsar el desarrollo económico y mejorar las condiciones del mercado laboral. 

Para la directora de servicios auxiliares de EULEN México,Gabriela Zavala, el camino a seguir para que las industrias en el país puedan continuar creciendo es el de adoptar estrategias que permitan a los trabajadores contar con flexibilidad laboral a través de los servicios especializados. 

“Los servicios especializados buscan brindar capacitación enfocada en un área específica a los trabajadores, donde su experiencia está respaldada por medio de certificaciones, equipamientos o licencias que garantizan la correcta ejecución de su trabajo. Esto logrará que las empresas puedan ofrecer a los trabajadores mayores salarios lo que permitirá fortalecer la economía y acelerar el mercado interno” comentó Zavala.

Este tipo de servicios podría representar no sólo una nueva forma de contratación sino también una opción para incentivar la especialización, es necesario recordar que empresas, sociedad y gobierno requieren de adaptarse a las nuevas tendencias del mercado. Sin embargo, impulsar nuevas opciones de carrera puede traer múltiples beneficios como lo son la formación de profesionales con conocimientos específicos para desarrollar su labor, la capacidad de desempeñar roles específicos que simplifiquen el proceso productivo y el desarrollo de habilidades que brinden mayores capacidades y mejores sueldos para los trabajadores.