IMSS Digital: ¡la nueva cara de la seguridad social!

Modelo informático de fiscalización del Instituto e innovaciones en el cumplimiento de las obligaciones patronales

Digitalización del Instituto

Maestro Tuffic Miguel Ortega
Director de la Incorporación y Recaudación del IMSS

Desde el 2013, el IMSS ha realizado distintos cambios internos en la gestión en sus funciones administrativas, así como en la forma de interactuar con sus derechohabientes y los patrones, ello con el fin de brindarles un mejor servicio.

Una de las transformaciones más importantes es la puesta en marcha del esquema tecnológico conocido como IMSS Digital, el cual engloba las diversas plataformas electrónicas que tiene el Instituto a disposición del público, como el IMSS Desde su Empresa (IDSE); el Escritorio Virtual; el Sistema de Pago Referenciado (SIPARE) o la actualización del Sistema Único de Autodeterminación.

A cuatro años de esta modernización se han tenido varios resultados encaminados a la formalidad en el empleo y a mejorar las finanzas del Instituto, es por ello que en esta ocasión IDC, Asesor Fiscal, Jurídico y Laboral se acercó con el Maestro Tuffic Miguel Ortega, Director de Incorporación y Recaudación del IMSS para conocer los logros obtenidos por la dirección a su cargo y las próximas novedades que involucran a los patrones en el cumplimiento de sus deberes en este campo.

Incorporación al IMSS

¿Qué medidas aplica actualmente la Dirección a su cargo para incentivar la afiliación de más trabajadores al IMSS?

La simplificación administrativa es una forma en la que se facilita a los patrones el cumplimiento de sus obligaciones en materia de seguridad social, y a los derechohabientes les allana el camino respecto a temas como su afiliación, atención médica y pensiones.

Es por ello que a comienzos de la labor ejecutiva del presidente Enrique Peña Nieto se dio inicio al programa más ambicioso de reducción y digitalización de trámites, porque estamos convencidos que una de las formas en que se puede incentivar la afiliación es agilizándolos.

Una de las primeras acciones fue en cuanto al pago de las cuotas obrero-patronales, a través de la entrada del SIPARE, sistema que genera una línea de captura en donde se concentra toda la información respecto a dicha carga.

Anteriormente para que se cubrieran las contribuciones en esta materia, se tenía que acudir a una ventanilla bancaria presentando un disco de “” en el que se resguardaban los datos de los trabajadores; llegaba al IMSS la información correspondiente seis o siete días después; situación que con el SIPARE se disminuyó a un día.

Además con la implementación de esta medida, el Seguro Social ha ahorrado aproximadamente 200 millones de pesos al año, porque las comisiones que cobra el banco por esas transacciones en sus ventanillas son seis veces más caras que una electrónica.

Si bien al principio existió resistencia por parte del sector empresarial, fue un procedimiento que poco a poco fue permeando y hoy lo usan más de 900 mil patrones.

Asimismo en el 2013 se hizo una revisión de todos los trámites que se tenían registrados en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), en materia de incorporación y recaudación, detectándose 56, los cuales se sometieron a una exhaustiva valoración; cuyo resultado fue que se disminuyeron a 23 y posteriormente inició su transformación para su desahogo vía Internet.

Gracias a esto, actualmente se tienen 18 trámites digitales que se han realizado más de 137 millones de veces, lo que implica que ese mismo número de personas ya no acudieron a nuestras instalaciones, lo que les ahorró tiempo al evitar hacer filas, y adicionalmente ya no se saturaron las subdelegaciones con atenciones presenciales.

¿Actualmente  el  Instituto  tiene algún programa  de incorporación al  Régimen del Seguro Social  para  quienes  no  son  trabajadores?

Sí. Las personas que están dadas de alta en el SAT  en el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) pueden acogerse a los beneficios del régimen de incorporación a la seguridad social, como es el caso de los trabajadores independientes, que gozan de un subsidio por parte de la SHCP y en caso de tener trabajadores los pueden incorporar al Régimen Obligatorio del Seguro Social (ROSS), con un descuento en sus cuotas, siempre y cuando no hubiesen cotizado durante los 24 meses previos en el Instituto.

Además como parte de la labor solidaria que tiene el IMSS con la población, las personas que no están sujetas a una relación laboral pueden contratar el Seguro de Salud para la Familia, mediante el pago anual anticipado de una sola cuota, con lo que tienen acceso al servicio médico.

En este caso existen algunas restricciones como el supuesto de enfermedades preexistentes, o bien concurren determinados periodos de espera para ciertos tratamientos.

Desafortunadamente los individuos al ser jóvenes tienen la idea de que nunca se van a enfermar y cuando están más grandes es cuando se incorporan al Seguro Social, situación que debe cambiar a través de la sensibilización, pues la afiliación debe ser antes de que se presente una afección, porque el problema de los seguros voluntarios es que si al momento de integrarse a estos ya se tiene un padecimiento crónico, ya no se pueden contratar.

IMSS Digital

Después de tres años del lanzamiento del “IMSS Digital” ¿cómo calificaría la respuesta patronal respecto de su empleo? ¿A qué elementos lo aduce? ¿Cómo han acogido los trabajadores esta herramienta?

La respuesta ha sido muy buena. No obstante aún tenemos trámites que llaman la atención, por ejemplo, en la obtención del registro patronal de las personas físicas, más del 50 % de estas acciones se hacen por Internet y es curioso que cuando se trata de morales no llega ni al 20 %.

Lo anterior a pesar de que se supone que estas últimas son las que tienen asesores que pueden hacer esta gestión, la cual es muy sencilla.

Una de las explicaciones que se han encontrado es que por tradición a los contadores les gusta hacer este procedimiento presencialmente.

En el futuro, esperamos que suceda lo mismo que con el SIPARE y la gente se dé cuenta de las virtudes de hacer el alta de forma electrónica y con ello evitar traslados innecesarios, filas y tiempos de espera para su atención.

¿En el corto plazo el Instituto prevé incorporar más trámites al IMSS Digital? ¿Cuáles serían?

Sí. Tenemos varios proyectos, entre ellos la implementación del Servicio Integral de Registro de Obras de Construcción (SIROC), el cual es un medio amistoso que llevará de la mano a los empresarios y que no tiene ningún grado de complicación. Ello con el fin de sustituir al SATIC, puesto que una demanda muy sentida por parte de los constructores durante muchos años fue que este último era muy difícil de cumplimentarse.

Este método va a iniciar en forma opcional a mediados de julio y su utilización obligatoria será a partir del 1o. de septiembre, por lo que se espera que a principios de julio se den a conocer a través del DOF las reglas de operación respectivas y en el portal de Internet del IMSS se subirán algunos tutoriales.

La ventaja del SIROC, es que se disminuirá la presentación de los avisos relativos, ya que los seis actuales se reducirán a uno, asimismo los campos de llenado pasarán de 600 a 38; por ende, la realización de la gestión en comento será de 10 minutos.

Otra de las áreas a destacar del SIROC, es que los patrones van a tener, de forma electrónica, una relación de todas las obras dadas de alta ante el Seguro Social. La información aparecerá pre llenada con datos generales de la empresa los cuales pueden editarse de ser necesario, en razón de ello, lo único que tendrán que hacer es ingresar las características principales de la obra.

La información proporcionada se conserva en el sistema y si se tiene la necesidad de suspender la obra, ahí mismo se encuentra una pestaña en la que se puede dar el aviso respectivo.

La idea es que el patrón tenga toda la información a su disposición, inclusive va a tener un tablero de control para conocer todas las obras y el grado de cumplimiento del avance de cada una de ellas.

Por otra parte, a principios de julio vamos a anunciar el nuevo dictamen electrónico, el cual podrá utilizarse de forma voluntaria en el 2017 y obligatoriamente para el 2018, para no afectar a los contadores que ya están trabajando en este deber empresarial.

Este sistema electrónico constará de tres módulos: el primero es el registro por parte del contador (trámite que de forma presencial dura tres meses el cual se va reducir a 10 días hábiles); el segundo consiste en el llenado de forma digital; y el tercero que permitirá efectuar los movimientos afiliatorios, y pagos de forma electrónica (uniendo a esta plataforma con el SIPARE).

Por lo que hace al aviso respectivo, como es sabido, debe presentarse durante los primeros cuatro meses del año, pero se está analizando jurídicamente la posibilidad de otorgar una facilidad administrativa para que no se exhiba dicho documento y que la sola presentación del dictamen, haga las veces del aviso.

Otro trámite próximo a liberar es la renovación de los seguros voluntarios vía digital para que quienes se adhirieron a estos de forma presencial permitiéndoles que extiendan este beneficio a través de Internet.

También se tiene contemplado que para aquellos asegurados que pretendan tramitar su pensión por Cesantía en Edad Avanzada o Vejez, tengan su información precargada en la plataforma IMSS Digital, a efectos de que no se complique su búsqueda, por lo que la idea es que validen electrónicamente los datos preexistentes y si hay una aclaración se lleve a cabo en ese acto.

¿Se tiene contemplado que el “Escritorio Virtual” se emplee para realizar revisiones electrónicas a los patrones?

No, el IMSS Digital tiene por objeto facilitar los procedimientos a ejecutar por los patrones y los derechohabientes, por lo que no tiene nada que ver con un objeto fiscalizador.

Otras acciones

Desde hace varios años se ha contemplado la elaboración de un nuevo catálogo de actividades para una clasificación más adecuada de las empresas frente al IMSS ¿Qué nos puede comentar al respecto?

Como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) adoptó el Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (Scian), se pidió que se analizara si la aplicación de dicha clasificación era viable para efectos del Seguro de Riesgos de Trabajos; sin embargo se determinó que el Scian no era funcional porque tiene un fin estadístico y la clasificación ante el IMSS está determinado por siniestros, lo que constituye situaciones totalmente distintas.

Cabe señalar que el Reglamento de la Ley del Seguro Social en materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización, en donde se prevé este catálogo, como toda normativa es perfectible, por lo que se han hecho estudios para su adecuación pero no es un proceso sencillo, ya que se deben considerar las incidencias médicas que tiene registrado el IMSS para así especificar si una clasificación de una determinada actividad está bien hecha o no.

Sin duda es un tema que seguiremos analizando pero que requiere de tiempo para lograr una adecuada clasificación, pero en este momento no existe nada en puerta relacionado con un nuevo catálogo.

Existen ocasiones en que los patrones son dados de baja por las subdelegaciones del IMSS porque no son localizados  ¿Qué acciones recomienda para que se regularicen?

Se han detectado algunas prácticas indebidas por parte de algunos patrones, los cuales aperturan oficinas que en algunos casos son de dos metros cuadrados y resulta que estas sirven de domicilio para otros registros patronales, mismos que no pagan las cuotas obrero-patronales y cuando se les busca cierran sus locales y emigran a otro lugar.

Es entonces cuando esta medida se aplica pero de forma cautelosa, previo el agotamiento de diversas diligencias.

Por ello lo recomendable es que quienes se encuentren en este supuesto se acerquen y regularicen su situación ante el IMSS.

¿Cuáles son las acciones que actualmente emplea la Dirección a su cargo para eficientar la recaudación?

La Dirección de Incorporación y Recaudación cuenta con un modelo integral de riesgos que le permite, a través de cruces electrónicos de información con otras autoridades, detectar posibles incumplimientos de las obligaciones de los patrones en materia de seguridad social. Este modelo se complementa con denuncias por parte de la clase trabajadora y medidas administrativas, que sin ser invasivas, fomentan el cumplimiento voluntario de los patrones. Por ejemplo, el hecho de que se le pida a los proveedores del gobierno federal estar al día con sus obligaciones de seguridad social como requisito para contratarlos o el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) para deducir el pago de las cuotas ante el SAT.

Este tipo de medidas, aunado a la presencia fiscal que se tiene nos permiten ser más eficientes en las labores de cobro y fiscalización.

A manera de ejemplo, en el 2012 se hacían 100 mil actos de autoridad en el IMSS, actualmente se hacen 40 mil y se recauda una cantidad superior con menos actos de molestia a patrones cumplidos.

Otro supuesto es nuestro centro de atención telefónica en el que personal capacitado del IMSS sigue un protocolo de atención al patrón, mediante el cual se localiza a los sujetos obligados que tiene adeudos menores de 100 mil pesos para informarles y asesorarlos respecto a esta situación, y si estos así lo desean, se les genera la línea de captura con el propósito de que lleven a cabo el pago respectivo.

¿Se tiene proyectado implementar algún programa de beneficios patronales para favorecer la recaudación?

No, ya que estamos convencidos de que este tipo de modelos de facilidades representan actos de injusticia para los contribuyentes que cumplieron y un premio para los infractores.

Me parece que si queremos generar una cultura de pago, una de las cosas que no debemos hacer es conceder este tipo de estímulos a patrones incumplidos.

Conclusión

El IMSS está tomando distintas medidas para incentivar la afiliación de trabajadores al ROSS, a través  de los trámites electrónicos y mediante medidas internas a efectos de tener una mejor fiscalización y con ello poder financiar el derecho a la seguridad social de la población.

En esta tarea los patrones constituyen una pieza fundamental y deben tomar conciencia de que cumplir sus obligaciones ante el Seguro Social genera enormes beneficios a su clase trabajadora que se traducen en el aumento de la productividad.

.
 .  (Foto: IDC online)