¿Regresivo o progresivo el gasto público en pensiones?

El gasto crece rápidamente y lo seguirá haciendo por las siguientes tres décadas dado el rápido proceso de envejecimiento que vive el país
 .  (Foto: iStock)

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) expuso el reto que enfrenta el país en materia de cobertura y financiamiento de las pensiones.

Por ello determinó si el creciente gasto que se destina actualmente a las pensiones contribuye a lograr una mejor distribución del ingreso en el país (si el gasto es progresivo se distribuye entre los estratos de menores ingresos del país) o si el gasto tiende a exacerbar la desigualdad del ingreso (si el gasto público es regresivo se concentra en los estratos de mayores ingresos).

Para ello se utiliza la información contenida en el documento “Distribución del pago de impuestos y recepción del gasto público por deciles de hogares y personas. Resultados para el año de 2016”, elaborado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Los trabajadores activos, afiliados al IMSS e ISSSTE, reciben transferencias gubernamentales a su cuenta por los conceptos de Cesantía en Edad Avanzada y Vejez, Retiro y Cuota Social.

Por otra parte, el gobierno federal destina recursos para cubrir las pensiones de la denominada “Generación Transición”, es decir, para cubrir el déficit de las pensiones que se pagan bajo las reglas de los anteriores sistemas de beneficio definido tanto del IMSS como del ISSSTE.

Según estimaciones de la Consar, una pensión topada del régimen antiguo de beneficio definido recibe un subsidio equivalente entre 8 y 9 pesos de cada 10 que recibe de pensión el trabajador (una pensión mensual de 40 mil pesos, recibiría entre 32 mil y 36 mil pesos de subsidio, mientras que solo entre 4 y 8 mil pesos provendrían de las aportaciones tripartitas).

¿Quiénes aportan al SAR?

En el Sistema de Ahorro para el Retiro, las aportaciones que ingresan a la cuenta individual provienen de tres fuentes: el gobierno, el patrón y el trabajador siendo este último equivalente a 1.125% del salario del trabajador.

A) El sistema de pensiones –tanto el anterior como el actual- cubre únicamente al segmento de trabajadores formales, quienes por lo general, suelen ocupar una posición más alta en la escala de ingresos del país respecto de quienes laboran fuera de la formalidad.

B) Los trabajadores de la denominada “Generación de Transición”, es decir, aquellos trabajadores que cotizaron antes del 1 de julio de 1997, obtuvieron condiciones muy favorables respecto del financiamiento de su pensión, siendo la mayor parte de esta subsidiada por impuestos generales.

C) El esquema pensionario de la “Generación de Transición” del ISSSTE es incluso más regresivo que el del IMSS dado que la plantilla laboral de los afiliados al ISSSTE tienen un salario, en promedio, mayor y por tanto se ubican en deciles superiores a los del IMSS.

D) Sin embargo, dado que el tope de pensiones en el IMSS es superior al del ISSSTE (25 vs 10 UMAs[1]) al interior de la “Generación de Transición” IMSS, hay un segmento pequeño de trabajadores que reciben pensiones topadas que son incluso más regresivas que las del ISSSTE.

En síntesis, el creciente gasto en pensiones de la “Generación de Transición” y regresividad del mismo, son temas que deberán ser considerados en la evaluación futura de la situación de las pensiones en el país.