¿Subirán aportaciones y edad de retiro?

El nuevo director de la Consar, planteó al gobierno a modificar las aportaciones de los trabajadores a su pensión, del 6.5% a entre 10.5 y 14%, además de retrasar 3 años la jubilación.
En abril de 2018, la Consar distribuyó un monto de 28,000 millones de pesos a las Afore que corresponde a 2.6 millones de cuentas de trabajadores
 En abril de 2018, la Consar distribuyó un monto de 28,000 millones de pesos a las Afore que corresponde a 2.6 millones de cuentas de trabajadores  (Foto: iStock)

Durante el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador habrá una reforma profunda al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), que tendrá como elementos centrales aumentar las aportaciones obligatorias y la edad de retiro.

Se trata de una “imperante necesidad”, así como uno de los pendientes en materia de justicia social, aseguró el presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Abraham Vela Dib.

En su primera entrevista a medios que concedió a Notimex, dijo que esta reforma se tendrá lista hacia la segunda mitad de la administración, con el objetivo de que los mexicanos tengan mejores pensiones.

“La intención es que esta reforma, de tomarse la decisión de presentarla en el Congreso, independientemente de sus características, estaría ocurriendo en la segunda mitad de la presente administración, aproximadamente tres años a partir de ahora".

En ese sentido, refirió que "el presidente nos dirá cuáles son los tiempos apropiados de llevar a cabo esta reforma; esta es una de las reformas más importantes que se llevarían a cabo durante la presente administración”.

Refirió que ya analizan diferentes propuestas de reforma, incluida la de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), la de la administración pasada, además de trabajar en una propia, para tener la mejor alternativa que le dé sustentabilidad al sistema y que permita a los trabajadores aspirar a mayores pensiones.

Lo que es “inevitable”, dijo, es aumentar las aportaciones obligatorias, que hoy son de 6.5% del salario base de los trabajadores que cotizan al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a niveles de entre 10.5 y 14%, además de elevar la edad de retiro, de 65 a 68 años.

Estos son los dos parámetros fundamentales para aspirar a que las pensiones de los trabajadores sean de alrededor de 70% del último salario, de acuerdo como lo propone la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), pues hoy se estiman en alrededor de 30 por ciento.

“Estamos aspirando a que la reforma que se instrumente, independientemente de sus características, el objetivo sea tal y como lo propone la OCDE, con una tasa de reemplazo promedio para el trabajo de 70% de su último ingreso”, comentó.

Así, el funcionario confió en que la reforma saldrá sin obstáculos de los diferentes actores políticos, porque es una necesidad para el país y un pendiente con la sociedad.

“Los distintos actores políticos de la sociedad están conscientes de la imperiosa necesidad de esta reforma, que es una tarea pendiente en materia de justicia social, entonces creo que una reforma de esta naturaleza, a diferencia de otro tipo de reformas que se hicieron en administraciones anteriores, enfrentaría muy poca oposición", argumentó.

Vela Dib refirió que las diferentes propuestas también consideran las reformas a los regímenes de pensiones de los estados, municipios, universidades y algunas empresas del Estado, como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Se trataría de una reforma integral del sistema de pensiones mexicano que abarca todos esos ámbitos, se está considerando que sea de largo alcance”, con la idea de que se migren esos sistemas de beneficio definido a contribuciones definidas de cuentas individuales.

“Eso es lo que le conviene a México, tanto por un tema de ahorro, como por los beneficios fiscales que tendría que todo estuviera en un régimen de cuentas individuales”, puntualizó Abraham Vela Dib.