10 características de la protección social del futuro

Las relaciones laborales se transforman por lo que los sistemas de seguridad social se deben renovar
.
 .  (Foto: IDC)

La protección social es la encargada de garantizar que todos los trabajadores tengan acceso a todos sus derechos e impacta en la forma de producir y generar riquezas en los países, de ahí la necesidad de renovar el sistema para cumplir los objetivos de las economías, aseguró la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En ese sentido, el octavo objetivo de la Agenda 2030 establece que se debe promover  el crecimiento económico sostenible, inclusivo y sustentable, además del pleno empleo productivo y el trabajo decente para todos.

Sin embargo, en el contexto actual, México se enfrenta a diversos obstáculos para lograr lo anterior, como largas jornadas laborales, bajos salarios, brecha digital, riesgos y enfermedades de trabajo y brecha de género.

Mientras tanto grandes factores como, la urbanización, la globalización, el cambio climático y el desarrollo tecnológico transforman las dinámicas productivas y las relaciones obrero patronales.

LEE: ¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA SEGURIDAD SOCIAL?

“Un futuro del trabajo mejor, depende de que se ejecuten políticas de desarrollo productivo y de talento humano para acelerar la transformación económica, la productividad y un crecimiento inclusivo con más y mejores empleos”, destacó la directora para México y Cuba, Geraldina Gónzalez Marroquín.

Por lo anterior, la OIT estableció 10 características de la protección social del futuro, mismas que están agrupadas en tres ejes de acción y teniendo como base el enfoque en las personas.

Aumentar la inversión en las personas

Propiciar que las personas prosperen y puedan ampliar sus oportunidades y mejorar su bienestar a través de:

1. Aprendizaje a lo largo de la vida para todos

2. Apoyo a las personas a lo largo de las transiciones

3. Un programa transformador para la igualdad de género

4. Garantizar la protección social universal del nacimiento a la vejez

Aumentar la inversión en las instituciones del trabajo

De acuerdo con la OIT, estos organismos son las piedras angulares de una sociedad justa, pues forjan los caminos que conducen a la formalización, la reducción de la pobreza laboral y un futuro de trabajo de dignidad, seguridad e igualdad económicas.

Por lo que se debe:

5. Establecer una garantía laboral universal

6. Ampliar una soberanía sobre el tiempo

7. Revitalizar la representación colectiva

8. Encausar la tecnología en favor del trabajo decente

Aumentar la inversión en trabajo decente y sostenible

Se requieren grandes inversiones que den forma y encaucen estas transformaciones para crear trabajo decente. Los países deben ahora priorizar inversiones sostenibles a largo plazo que favorezcan el desarrollo humano y protejan el planeta, detalló el organismo.

Para que esto se cumpla recomienda estas últimas dos características:

9. Transformar las economías

10. Un modelo empresarial y económico centrado en las personas

 “Todas las partes interesadas deben asumir su responsabilidad para la construcción de un futuro del trabajo justo y equitativo”, puntualizó González Marroquín.