¿Fracaso el sistema pensionario del 97?

Se estimaba un porcentaje de pensión del 70% del último salario, pero hoy se espera que será entre 16 y 20% del ingreso del trabajador
.
 .  (Foto: iStock)

La reforma que se hizo en el sistema de pensiones de 1997 no cumplió con la promesa de tener una mejor cobertura y dar una pensión digna para los mexicanos, comentaron expertos, en referencia a las conclusiones del último estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el tema.

En su informe “la reversión de la privatización de las pensiones: reconstruyendo los sistemas públicos de pensiones en los países de Europa Oriental y América Latina (2002-2018)”, la OIT expone que, en el caso de México, la cobertura disminuyó de 37 a 30% entre 1996 y el 2004.

Mientras que las pensiones se estiman entre 16 y 26% del último salario del trabajador, muy por debajo del promedio que proyectan organismos como el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Fondo Monetario Internacional, que apoyaron en su momento estas reformas y calculaban un porcentaje de pensión de 70%.

Carlos Lozano, fundador y director general de Nathal Actuarios y Consultores, explicó que de los 30 países que realizaron reformas en sus sistemas de pensiones, 18 los revirtieron, luego de la crisis financiera mundial del 2007-2008, cuando los fallos del sistema privado se hicieron evidentes y tuvieron que ser corregidos.

Detalló que, con dichas reformas, se pensaba que la cobertura de la seguridad social se iba a incrementar, pero no pasó, como tampoco hubo una mejor cultura financiera entre los trabajadores y mucho menos se mejoraron las pensiones debido a que están sujetas a los vaivenes económicos.

“En consecuencia, el sistema de cuentas individuales no cumplió con lo que se ofreció y México no es la excepción”, destacó el experto.

Mencionó que entre los resultados que dejó la reforma de 1997 que se hizo en México, está que muchos trabajadores no se pensionarán por la falta de semanas que se requieren para cotizar (1,250), el ahorro que tienen es insuficiente y, por lo tanto, se tendrá una generación perdida.

“Es decir, la primera generación de las afores tendría una pensión ridículamente baja (...) se debe crear un estudio multidisciplinario que ataque de fondo el problema”, dijo.

Urge nueva reforma

Fernando López Macari, presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), afirmó que en México es urgente que se haga una nueva reforma en el sistema de pensiones y jubilaciones.

“Hemos detectado que arriba de 75% de la generación afore, cuando llegue a la etapa de retiro, no habrá alcanzado las 1,250 semanas que se requieren para tener una pensión. Entonces, verán limitadas sus opciones en materia de ahorro para el retiro”, expresó.

Indicó que el IMEF ha planteado que se debe tener un organismo rector de las pensiones y jubilaciones del país, ya que hay diferentes regímenes en los que se pensionan los trabajadores.

“Se debe tener una política nacional para atacar el problema de fondo, este organismo rector debe dictar los lineamientos, porque va a ser una de las presiones más importantes que deberán enfrentar las finanzas públicas”, expuso.

Mario Correa, vicepresidente del Comité nacional de estudios económicos del IMEF, defendió que las reformas que se hicieron en materia de pensiones entre 1981 y el 2014 no fueron precisamente para hacer una privatización, sino una individualización de las cuentas de ahorro para el retiro.

“Bajo el esquema anterior no iban a alcanzar los recursos, era un esquema que tenía una base amplia de jóvenes para sostener las pensiones de los adultos que se iban retirando, pero no iba a poder sostenerse todo el tiempo, sobre todo cuando la base de jóvenes es menor y la de adultos mayores es más grande”, refirió.

Bajos salarios complican el ahorro

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, consideró que parte del problema del actual sistema son las bajas aportaciones que realizan los trabajadores.

Detalló que, en un país donde existe un mercado laboral precario y con bajos salarios, es imposible pedirle a un trabajador que aporte más a su cuenta de ahorro.

“Se requiere modificar el sistema y buscar un esquema híbrido en donde se debe aumentar las aportaciones para garantizar un retiro digno. El actual sistema de afores no genera los recursos suficientes para un retiro digno”, dijo.

Los expertos coincidieron en que tampoco es bueno ver como única solución regresar al antiguo esquema, en donde la administración de las pensiones quede en manos del Estado.

*Con información de El Economista