Qué ofrece el régimen voluntario del Seguro Social

Para gozar de los beneficios del IMSS no necesariamente se debe entablar un vínculo laboral
.
 .  (Foto: iStock)

El IMSS cubre las contingencias y proporciona prestaciones en especie y en dinero, en las formas y condiciones previstas por la LSS y sus reglamentos (art. 7o., LSS).

Si bien estas bondades se otorgan a los trabajadores, también se pueden beneficiar otros sujetos mediante el Régimen Voluntario, el cual a continuación se explica:

Pueden ser sujetos de aseguramiento al Seguro Social (art. 13, LSS):

  • trabajadores en industrias familiares y los independientes, como profesionales, comerciantes, artesanos y demás colaboradores no asalariados
  • empleados del hogar, en tanto no se publiquen oficialmente las reformas a la LFT y LSS
  • ejidatarios, comuneros, colonos y pequeños propietarios
  • patrones personas físicas con subordinados asegurados a sus servicio, y
  • personal al servicio de las administraciones públicas de la Federación, entidades federativas y municipios que estén excluidas o no comprendidas en otras leyes o decretos como sujetos de seguridad social

El aseguramiento voluntario es por medio de:

  • Seguro de Salud para la Familia. Las personas que no están protegidas por algún sistema de seguridad social pueden contratar voluntariamente este seguro para que el IMSS le brinde las prestaciones en especie del Seguro de Enfermedades y Maternidad, es decir la asistencia médica, la quirúrgica, la farmacéutica y los servicios de hospitalización (art. 240, LSS)
  • seguros adicionales. Son aquellos que los patrones solicitan y pueden celebrar convenios de seguros con el IMSS, ya sea con cobertura adicional y superior a los establecidos en el Régimen Obligatorio del Seguro Social. Por ejemplo: aumento de cuantía de subsidios, disminución de la edad mínima para disfrutar de pensiones o modificación del salario promedio base del cálculo (art. 246, LSS), y
  • otros seguros. Son aquellos programas de salud, de protección a través de seguro de vida y otros que otorga el Estado a través del IMSS como son los servicios de salud a población vulnerable, de zonas rurales, de menores ingresos y todos aquellos a quienes el Estado considere como sujetos a la seguridad social. Por ejemplo: programa IMSS-Bienestar o IMSS-Prospera (art. 250-A, LSS)

Como se observa, no solo entablando un vínculo laboral se puede gozar de algunos de los beneficios que ofrece el Seguro Social, porque existen más opciones para ello.