De qué forma el IMSS empleará sus reservas financieras

El Instituto mencionó que no existirá un uso en las reservas sino hasta el 2020
.
 .  (Foto: Cuarto Oscuro)

 

El numeral 278 de la LSS señala que el IMSS debe constituir reservas financieras con el fin de garantizar el debido y oportuno cumplimiento de las obligaciones que contraiga derivadas del pago de beneficios y la prestación de servicios relativos a los seguros que establece la Ley.

LEE: IMSS SE ALISTA PARA ECHAR MANO DE SUS RESERVAS FINANCIERAS

Por otro lado, como patrón, el Instituto también debe administrar un fondo con el objeto de disponer de los recursos necesarios en el momento de la jubilación de sus empleados.

El pasado 10 de julio de 2019 el Seguro Social presentó al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión su Informe de situación financiera 2018-2019, el cual contiene datos del ejercicio 2018 sobre las finanzas de cada uno de los seguros y sus reservas; los posibles riesgos, las contingencias y los pasivos, así como la capacidad financiera del Instituto para responder a estos.

Entre las proyecciones que se contemplan, se prevé para 2019 la continuación del fortalecimiento de los ingresos y la eficiencia en la ejecución del gasto, sin afectación de las prestaciones institucionales.

Es importante mencionar que dicho instrumento indica que no existirá uso de reservas para 2019.

Sin embargo, el empleo de la Reserva de Operación para Contingencias y Financiamiento (ROCF) se proyecta de 2020 a 2023; el del Fondo para el Cumplimiento de Obligaciones Laborales de Carácter Legal o Contractual (FCOLCLC) para los años 2023 a 2024; y el uso de la Reserva Financiera y Actuarial (RFA) del Seguro de Enfermedades y Maternidad durante el periodo 2024 a 2027.

Se vislumbra que al final de 2019 los ingresos llegarán a 804,435 millones de pesos, mientras que el gasto podría llegar a 769,786 millones de pesos, lo cual generaría un excedente de 34,649 millones antes del incremento de reservas, y un superávit de 19,495 millones después de la acumulación de las reservas y Fondo Laboral, menos intereses restringidos por 4,358 millones de pesos de la ROCF y menos 74 millones del Fondo Laboral, con un equilibrio financiero.

Al tener el IMSS el mandato de garantizar el derecho a la salud, la asistencia médica, la protección de los medios de subsistencia y los servicios sociales necesarios para el bienestar individual y colectivo de las trabajadoras y los trabajadores de México, así como de sus familias, debe recurrir al uso de las reservas financieras con las que cuenta, y buscar estrategias que le permitan que dichos recursos se inviertan bajo criterios de prudencia, seguridad, rendimiento, liquidez, diversificación de riesgo, transparencia y respeto a las mejores prácticas del mercado financiero.

Finalmente, es de entender que se llegó a la proyección de emplear las reservas porque la población derechohabiente está envejeciendo, lo que conlleva a un mayor gasto para el Instituto, pues en la vejez no solo se demandan más prestaciones, sino que también se enfrentan enfermedades más complejas, se viven más años con enfermedades crónicas, y en muchos casos existen niveles de discapacidad y dependencia importantes.