¿Tendrás seguro de salud cuando te retires?

Las personas que no cuenten con un seguro médico, deberán tener previsto un ahorro que pudiera ser de cerca de 6 millones de pesos
.
 .  (Foto: Cuartoscuro)

Al pensar en el retiro, la mayoría de los trabajadores confluyen en la necesidad de ahorrar para contar con recursos suficientes para solventar la jubilación. Sin embargo, pocas veces se piensa en los gastos médicos que se generarán conforme avance el tiempo.

“Durante esta etapa y a medida que se logra cumplir con los rubros de consumo, los gastos van reduciéndose, excepto el de gastos médicos, de ahí la importancia de contar con una planeación”, aseguró el director de Retiro de Willis Towers Watson, Jorge Alarcón.

LEE: RENTAS VITALICIAS, INSUFICIENTES PARA CUBRIR GASTOS EN SALUD

De acuerdo con la consultora, el valor presente de las primas de un seguro de gastos médicos mayores para una pareja de jubilados podría oscilar entre 5 y 6 millones de pesos, pero esta cantidad se debe complementar con el gasto médico menor, que podría llegar a ser de hasta medio millón de pesos adicionales.

Por lo tanto, las personas que no cuenten con un seguro médico, deberán tener previsto un ahorro que pudiera ser de cerca de 6 millones de pesos.

“La mayoría de las personas considera que al resolver la jubilación, sólo es necesario pensar en el porcentaje de sueldo que se estaba percibiendo, justo antes de dar ese paso; sin embargo, no considera el gran incremento que van a tener los gastos médicos en ese periodo de vida porque para la mayoría de la gente sana, el gasto médico representa un porcentaje marginal de su esquema de gastos y al momento de retirarse, se va a volver un componente muy importante y un porcentaje muy fuerte en ese plan individual de gastos”, destacó en un comunicado.

Es por ello que será necesario elaborar un “combo de salud”, conformado por el flujo cotidiano de gastos médicos, atención médica de manera privada, a través de alguna cobertura asegurada, y seguridad social.

Asimismo, se requerirá de alguna combinación de estos tres componentes. Pensar que puedo recargarme en uno solo de estos tres pilares implicará una cobertura insuficiente. Si se piensa que sólo el Seguro Social va a resolver el problema, es muy probable que se vayan a encontrar deficiencias importantes en el servicio que personalmente pudiera esperar o al que se está acostumbrado a recibir, al igual que si se lleva todo hacia un seguro de gastos médicos, éste va a resultar excesivamente caro porque se está hablando, probablemente, de millones de pesos, y si se piensa que con gasto corriente se puede enfrentar, no va a ser suficiente; por lo tanto, una combinación de éstos, será la solución.

Para Jorge Alarcón, si  se ahorra, se podrá contar con flujo de dinero para solventar una enfermedad sencilla; se daría continuidad a las pólizas con las que se cuenta cuando se está en activo (si es así el caso) y, por último, se podría mantener el pago de las cuotas correspondientes al IMSS para que se cumpla con los requisitos mínimos que se necesitan para tener derecho a una cobertura, hablando de semanas cotizadas; igual no será la primera opción, pero sí representará una fuerte red de seguridad.

“Imaginemos una persona de 35 años de edad que de pronto se enferma, no tiene seguro social (porque trabaja por su cuenta), ni tiene seguro de gastos médicos mayores, qué hace entonces, si es un padecimiento sencillo, consultará al doctor y lo podrá pagar, pero qué pasa si el doctor dice que tiene que hacerle una operación que cuesta X decenas de miles de pesos, obviamente la tendrá que cubrir, pero cuando empieza hablar de centenas de miles de pesos o millones, ¿qué hará?”

Este escenario, que a primera vista pudiera parecer dramático, plantea una necesidad que, aunque se está consciente que existe, no se toma en cuenta, y que es contar con una cultura de prevención de riesgos y aprender a administrarlos.

La jubilación va a llegar tarde o temprano, eso es innegable (la probabilidad de que ocurra es más del 90%), pero cómo vamos a pasar los 15, 20 o quizá 25 años que aún nos quedarán por delante.