¿Por qué es importante el estado de cuenta de tu afore?

Este documento nos permite conocer cómo vamos en nuestra meta de lograr un retiro digno
.
 .  (Foto: Getty)

Así como el estado de cuenta de una tarjeta de crédito nos permite administrar mejor las deudas que tenemos, el estado de nuestra administradora de fondos para el retiro (afore) nos permite conocer cómo vamos en nuestra meta de lograr un retiro digno.

El estado de cuenta, además de mostrar el monto del ahorro que tenemos y que nos acredita como dueños de los recursos, es necesario para realizar diversos trámites como retirar recursos, solicitar su crédito Infonavit o su pensión.

De acuerdo con afore Principal, tres veces al año (en enero, mayo y septiembre), las afores mandan el estado de cuenta a cada uno de los mexicanos con cuentas con ellas. Independientemente de estos periodos, puede solicitar a su afore un estado de cuenta adicional, que debe ser entregado en cinco días hábiles después de que lo solicite.

LEE: DESCUBRE LA MEJOR Y LA PEOR AFORE

En caso de que no reciba su estado de cuenta, puede comunicarse a través de los canales de atención a clientes de su afore. Ya sea a través de chat, call center o directamente en las sucursales, con una sencilla solicitud y apoyo de parte de la administradora, tendrá su estado de cuenta de manera periódica y sin complicaciones.

Al cierre de agosto, destacó Principal, sumaban 64.77 millones de cuentas administradas por las afores, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Conocer toda la información de su estado de cuenta es vital para una mejor toma de decisiones sobre el futuro de sus ahorros. En los estados de cuenta que recibimos podemos ver desde información básica personal, como nuestro nombre y CURP, hasta un resumen detallado de movimientos.

En la primera parte, Principal destaca cinco elementos: el periodo al que corresponde el estado de cuenta, nuestra información personal (nombre, CURP, RFC, número de seguridad social), números telefónicos de atención al público, saldo total de nuestra cuenta y un número de folio, por si uno quiere cambiarse de administradora.

“De estos primeros datos, además de revisar que nuestra información sea correcta, se destaca el saldo de la cuenta que es el total de nuestro ahorro”, refirió.

En la segunda parte, ubicada en el inferior del anverso, se encuentra un resumen general donde se mencionan elementos como: el ahorro para el retiro (las aportaciones que se hacen por ley) y el ahorro voluntario (nuestras aportaciones adicionales).

En ambos rubros se especifica el saldo anterior, aportaciones, retiros, rendimientos, comisiones que cobra nuestra afore y el saldo final. Lo anterior es con el fin de dar la mayor certeza posible de lo que sucede con nuestros ahorros.

Para contribuir todavía más con la transparencia, se pone un indicador de rendimiento de cada una de las 10 afores que existen en México y una gráfica que nos marca, por instrumento, en qué está invertido nuestro dinero (acciones nacionales, extranjeras y bonos).

En el reverso, si uno es trabajador del ISSSTE y se eligió el nuevo régimen, se muestra el bono de pensión en Udis y en pesos.

Por último, pero no menos importante, indicó Principal, se encuentra un resumen de movimientos de todas nuestras aportaciones, días cotizados, salario base y monto. Esta información le permitirá conocer si el patrón está realizando las aportaciones conforme lo marca la ley.

“Ver, entender y analizar cada uno de los rubros que integran el estado de cuenta que manda nuestra afore es un hábito que debemos adoptar para ser capaces de estimar con cuánto dinero nos vamos a retirar y si ese monto cumple o no con lo esperado. De no ser así, podemos planear ahorro voluntario para lograr nuestros objetivos”, indicó.

Con información de El Economista.