Reforma en sistema de retiro debe basarse en la realidad del trabajador

Este año, México obtuvo calificaciones reprobatorias en los tres aspectos del Índice Mundial de Pensiones Mercer Melbourne
.
 .  (Foto: iStock)

La reforma en pensiones que realice el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se debe basar en la realidad laboral y económica que tiene la mayoría de los trabajadores mexicanos, indicó Leonardo Lara, líder de salud de Mercer, firma que elabora el Índice Mundial de Pensiones de Mercer Melbourne.

En entrevista, explicó que es indispensable analizar tanto la historia del sistema de beneficio definido como el de contribución definida, es decir, evaluar los niveles de aportaciones para el ahorro del retiro, los costos de cada régimen y la evolución de los mismos ante el crecimiento demográfico y esperanza de vida.

“Hay que entender cómo evolucionaron estos sistemas para ver cuáles son las mejores prácticas que se pueden adecuar a nuestra población (...) México no es un país que pueda subir a 20% las aportaciones para el retiro, por lo que tenemos que entender qué es lo que ha funcionado en otros lados y qué es lo que se adecua a nuestra población”, expuso.

Gran parte de esa información se puede conocer a través del Índice Mundial de Pensiones, el cual lleva 11 años evaluando tres aspectos de los sistemas de pensiones de 37 países, indicó Lara.

El primer aspecto, comentó, es la adecuación, es decir, la adaptación de un sistema, los beneficios que brinda y el ingreso que se dará al trabajador cuando se jubile.

El segundo aspecto es la sostenibilidad, en el cual se considera la cobertura de pensiones, las contribuciones, la demografía, la deuda gubernamental y el crecimiento de un país para hacer frente al pago de pensiones.

El tercer aspecto es la integridad, que se refiere a la regulación, gobernanza y costos operativos de un sistema de pensiones para garantizar protección a los recursos de los trabajadores.

En los tres aspectos, México obtuvo una calificación reprobatoria en el 2019. En adecuación reportó una calificación de 37.1%; en sostenibilidad 57.1% y en integridad 41.3%, de acuerdo con el estudio.

Lara mencionó que países como Dinamarca y Holanda obtuvieron calificaciones por arriba de 80%, debido a que su sistema de pensiones se maneja en un sistema híbrido, es decir, coexiste el sistema de beneficio definido y de contribución definida.

Además, en dichos países se maneja un pilar cero de pensiones, que implica que el gobierno garantice una pensión mínima a todos sus habitantes.

“Ello se debe en gran medida a que países como Dinamarca y Holanda registran un alto nivel de ahorro interno y poco endeudamiento, entonces tienen el espacio para poder ofrecer este pilar cero”.

Falta confianza en las afores

Lara agregó que uno de los principales problemas del sistema de contribución definida es que no existe la suficiente confianza de los trabajadores en las administradoras de fondos para el retiro (afores).

Mencionó el caso de Chile, en donde se vive un descontento social por las bajas pensiones que recibirán los trabajadores chilenos por parte de las administradoras de fondos de pensiones.

El Índice Mundial de Pensiones muestra que Chile obtuvo una calificación de 59.4% en adecuación, 71.7% en sostenibilidad y 79.1% en integridad. Es decir, salió mejor evaluado que México.

A su parecer, los trabajadores mexicanos deben tener presente y claro que, con las aportaciones de 6.5% que hacen para su retiro, su pensión representará 30% o menos de su último salario.

Por ello, Lara ve indispensable que se generen políticas públicas para que las empresas puedan ofrecer planes privados de pensiones a sus trabajadores.

“Se deben crear incentivos fiscales a las empresas para que ofrezcan más planes privados de pensiones, actualmente sólo 2,000 empresas ofrecen estos planes, lo cual es muy poco para el universo de empresas que hay en el país”.


Con información de El Economista.