Descuento Infonavit para trabajadores con salario mínimo

Derivado del procedimiento de queja ante la Prodecon, el Instituto dejo sin efectos el acto administrativo que vulneraba los derechos del patrón
 .  (Foto: Getty)

Por José Juan Ríos Aguilar

La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) es un organismo público especializado en materia tributaria que proporciona a los contribuyentes defensoría y representación en dicha materia. Además da seguimiento a los procedimientos de queja o reclamación contra actos de las autoridades fiscales federales que vulneran los derechos de los contribuyentes.

Respecto a la queja, la Prodecon conoce e investiga los actos de las autoridades fiscales que se estimen violatorios, con el ánimo de emitir recomendaciones públicas y proponer las medidas correctivas que estime procedentes.

Recientemente la procuraduría precisó que mediante este procedimiento logró que el Infonavit revocara varios créditos fiscales por diferencias en el factor de descuento de amortizaciones de créditos vivienda determinados a un patrón.

El asunto de referencia corresponde a un patrón que aseguró a un colaborador acreditado por el Infonavit con un salario base de cotización equivalente al salario mínimo,  y a quien le descontó el 20 % de la retribución correspondiente para la amortización del préstamo de vivienda, según los numerales  97, fracción III, de la LFT y 47 del Reglamento de Inscripción, Pago de Aportaciones y Entero de Descuentos al Infonavit. Disposiciones que no fueron consideradas por el Infonavit, lo cual desencadenó la queja del patrón ante la Prodecon.

Esta acción concluyó con la revocación de los créditos fiscales y en la rectificación del factor de descuento, toda vez que se demostró que el patrón no estaba obligado a retener más del 20 % del salario.

De ahí que si tienes trabajadores a tu servicio que se encuentran en esta situación, lo recomendable sea que estos se acerquen cuanto antes al Instituto a reestructurar su crédito de vivienda, y mientras tanto les prestes dinero para cubrir las amortizaciones marcadas en las cédulas de emisión bimestral anticipada para que tú no seas afectado con la determinación de créditos fiscales, o bien, esperar a que el Instituto te notifique el acto de molestia correspondiente e impugnarlo través de un recurso de inconformidad ante el Infonavit, o un juicio de nulidad ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (arts. 52 y 54, Ley del Infonavit).