México seguirá negociando aranceles al tomate

Este pago implicará un costo anual superior a 350 millones de dólares para el exportador mexicano
.
 .  (Foto: iStock)
México, (Notimex) -

A partir del 7 de mayo de 2019 los exportadores de tomate mexicano se enfrentan al pago de derechos compensatorios provisionales de 17.5%, el cual debe cubrirse como garantía.

Este pago implicará un costo anual superior a 350 millones de dólares para el exportador mexicano y se espera que muchos pequeños y medianos comerciantes se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera.

LEE: MÉXICO Y CANADÁ REPRENDERÁN A ESTADOS UNIDOS

Asimismo, la eliminación del acuerdo de suspensión implicará que el Departamento de Comercio de ese país reactivará la investigación antidumping suspendida desde 1996, y su determinación final la deberá emitir a más tardar el 19 de septiembre de 2019.

Asimismo, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos emitirá 45 días después su determinación final de daño a la industria, lo que podría suceder alrededor del 1 de noviembre de 2019.

Con ello se definirá ya sea la aplicación definitiva de impuestos antidumping a la exportación de tomates a los Estados Unidos, o bien, se volverá al libre comercio en este producto.

Al respecto la Secretaría de Economía aseguró que frente a esa decisión, México buscará otros mecanismos para seguir con las negociaciones.

“La suspensión del acuerdo no implica que no se siga negociando a futuro un nuevo acuerdo (o) nuevos términos del acuerdo y, en este caso, que los productores de tomate reciban propuestas para una nueva relación”, destacó la secretaria de economía, Graciela Márquez Colín.

La hortaliza mexicana tiene una participación de 90.1 por ciento en el mercado de Estados Unidos, de ahí que es principal destino de las exportaciones nacionales, según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

“Nosotros vamos a empujar a que se siga trabajando en propuestas que los tomateros puedan estar respondiendo en distintos esquemas. Siempre hemos creído que ahí hay muchos grados de libertad para una negociación seria y de largo plazo para estar bajo el temor de los estudios (antidumpig)”.

Por su parte, el vicepresidente del Sistema Producto Tomate Nacional, Manuel Antonio Cazares Castro, manifestó su confianza en que mañana se pueda tener otra noticia para el sector, como ocurrió en 2013 que el acuerdo fue renovado cuando faltaban tres horas para concluir su vigencia.