Exportaciones de tomate aumentaron 30%

El precio del tomate bola pasó de 8.27 a 12.34 dólares desde el pasado 6 de mayo
.
 .  (Foto: iStock)
México (Notimex) -

El precio de las exportaciones mexicanas de tomate ha registrado un incremento de entre 20 y 30%, luego de que Estados Unidos determinó finalizar el acuerdo de suspensión de la investigación dumping, afirmó el presidente del Consejo Nacional de la AMHPAC, Óscar Woltman.

“Sí se ve un incremento en precios en la frontera, de un 20 y 30%, y eso es en la exportación”, expuso el representante de la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC).

Datos de la asociación muestran que el precio del tomate bola pasó de 8.27 a 12.34 dólares desde el pasado 6 de mayo, un día antes de imponer el arancel de 17.5%.

El presidente de la asociación dijo a Notimex que los productores mexicanos siguen con la negociación a pesar de la decisión anunciada, el pasado 7 de mayo, empero, la postura de la contraparte estadounidense cambia de manera constante y “nos complica mucho entender lo que realmente quieren”.

LEE: HISTORIA ATRÁS DEL ARANCEL AL TOMATE MEXICANO

Lo mejor es llegar a un acuerdo comercial benéfico para ambas partes, lo que dará oportunidad de reducir la carga financiera para los exportadores de la hortaliza mexicana, reiteró.

“(Pero) hasta que no lleguemos a un acuerdo beneficioso para ambos países, nosotros, de la asociación AMHPAC, no estaríamos dispuestos a firmar nada que pueda tener un daño o repercusión negativa a nuestra industria”, argumentó.

La eliminación del acuerdo de suspensión implicó que el Departamento de Comercio de Estados Unidos reactivará la investigación antidumping suspendida desde 1996.

La medida obligó a los exportadores de tomate mexicano a enfrentarse al pago de derechos compensatorios provisionales de 17.5%, como garantía para poder realizar sus exportaciones hacia el vecino país.

Ello implicará un costo anual superior a 350 millones de dólares para el exportador mexicano de tomate y muchos pequeños y medianos exportadores se verían imposibilitados de hacer frente a esta carga financiera.

Dicha situación, aunada a los retrasos en los cruces, ha generado una disputa, porque los importadores se niegan a pagar la tarifa arancelaria e intentan cobrársela al exportador de una u otra manera, comentó Woltman.