Cómo denunciar un ciberdelito

Las nuevas tecnologías representan un área de oportunidad para los delincuentes
 .  (Foto: iStock)

Las redes sociales y el Internet en general se han convertido en herramientas cotidianas; existe una marcada dependencia en las nuevas tecnologías por parte de todos los usuarios y ello las hace en un medio atractivo para la delincuencia.

LEE: ¿ES NECESARIA LA CIBERSEGURIDAD? 

Los ciberdelincuentes suelen aprovecharse muchas veces del desconocimiento de las personas para tomar ventaja y cometer actos ilícitos que en la mayoría de las ocasiones quedan impunes. 

Por ello, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) ha creado unidades de policía cibernética con la finalidad de investigar aquellos delitos que se presentan en el mundo digital para apoyar a las autoridades a efectuar su trabajo.

VE: #VIDEOIDC RETOS DE LA CIBERSEGURIDAD EN MÉXICO

La policía cibernética realiza patrullajes en Internet para detectar delincuentes que llevan a cabo actos ilícitos por medio de la red local o internacional. La CNS espera que los internautas reporten cualquier sospecha de ataque cibernético al número telefónico 088 (opera las 24 horas los 365 días del año).

Igualmente, pueden hacerse denuncias mediante las cuentas de Twitter @CEAC_CNS, @UCS_CDMX; por correo electrónico al: ceac@ccns.gob.mx; por la aplicación móvil: PF Móvil; no obstante, el medio idóneo es mediante el portal de la CNS, en donde se llena la información requerida por el sistema; a continuación las pantallas a llenar:

.
 .  (Foto: IDC online)
.
 .  (Foto: IDC online)
.
 .  (Foto: IDC online)

Al describir los hechos se solicita que se ingrese la fecha y alguna captura de pantalla que sustente el delito a denunciar. En el supuesto de conocer a quienes llevaron a cabo estos actos se requiere que se proporcione la información, así como el lugar de los hechos para facilitar la investigación. 

La policía cibernética orienta y sirve de apoyo a las autoridades con investigaciones informáticas remitiendo el caso al Ministerio Público para que llegue a un juez, quien determinará la gravedad y consecuencias de los hechos.