¿Ya nos tomaremos en serio la ciberseguridad?

Con la adopción de IoT se creará la tormenta perfecta para la ciberdelincuencia y tendrá serias implicaciones tanto para las empresas como para los consumidores
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

En 2019 los equipos de seguridad aprenderán más sobre el tesoro de información ya existente dentro de la infraestructura de la empresa, por lo que se volverán más inteligentes al integrar la visibilidad existente en sus procesos para neutralizar las amenazas, a la par de que los gobiernos se tomarán en serio los delitos cibernéticos, aseguró Netscout Arbor.

En un comunicado, la firma aseguró que en este año veremos más intervención y apoyo de las empresas a medida que se unan a la lucha y ayuden a crear una defensa más robusta y resistente contra actores maliciosos y los profesionales de la seguridad de la información, a quienes se llama regularmente para que actúen como socorristas de problemas de seguridad a nivel de sistema, sabrán lo que se requiere por su parte  y cómo abordar las amenazas nuevas y existentes a medida que se materializan.

LEE: CIBERDELINCUENTES MÁS EFECTIVOS EN 2019

No obstante, también habrá un uso creciente de medios cibernéticos para habilitar la guerra de información. Esto puede incluir el uso de correos electrónicos pirateados con fines de propaganda, como en los hackeos  de Sony y DNC, así como el uso de medios sociales para transmitir información errónea.

Es probable que esto resulte en que los profesionales cibernéticos se vuelvan en parte responsables de frustrar las campañas de desinformación, junto con las relaciones públicas, además de su función de ciberseguridad más tradicional., advirtió Arbor.

Atacantes más fuertes

En el panorama de amenazas DDoS los atacantes agregarán cada vez más diversificación a sus robots, lo que permite una amplia variedad de ataques y protocolos para eliminar redes. Paralelamente, los operadores que ejecutan servicios ¨Booter and  Stressor¨ (empresas a las que se le puede contratar un ataque de DDoS) harán que sea extremadamente fácil lanzar ataques de múltiples vectores a una fracción del riesgo y costo.

“Ahora vivimos en la era de los ataques DDoS de terabit y aunque esperamos ver más amenazas de tamaño gigante en los próximos doce meses, también anticipamos ver más ataques de múltiples vectores a medida que la facilidad de acceso aumenta a un ritmo aterrador”, indicó.

Las transacciones podrán llevarse a cabo utilizando la moneda criptográfica, pero también a través de sitios legítimos como PayPal, lo que les permite obtener ganancias y financiar actividades futuras.

Al mismo tiempo, con la adopción del Internet de las cosas  (IoT)  se creará la tormenta perfecta para la ciberdelincuencia y tendrá serias implicaciones tanto para las empresas como para los consumidores.

Considerando  que muchos de estos dispositivos de IoT conectados se implementarán en sectores industriales para impulsar fábricas, líneas de producción y redes de transporte inteligentes, los riesgos asociados con la protección del IoT se harán evidentes. Esto  sin considerar el hecho de que IoT continuará impregnando sectores de misión crítica como la atención médica para respaldar los procedimientos médicos y monitorear el bienestar de los pacientes, destacó Nescout.