Retrasos en distribución de gasolina incidiría en economía

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) podría presentar tasas negativas
.
 .  (Foto: iStock)
México (Notimex) -

Jonathan Heath Constable, propuesto como subgobernador del Banco de México (Banxico), dijo que aspectos como el retraso en la distribución de gasolinas en diferentes regiones del país tienen un efecto a nivel macroeconómico, en indicadores como la actividad económica o la inflación.

Así lo consideró durante su comparecencia ante la Segunda reunión de trabajo de la Tercera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, con motivo de su propuesta de designación como subgobernador del Banxico, en sustitución de Manuel Ramos Francia, quien terminó su periodo en el cargo el 31 de diciembre.

Heath Constable estimó que si ya se empieza a resolver el retraso actual en la distribución de gasolina sus efectos sobre la economía nacional serían mínimos, pero si este problema se extiende a febrero o marzo “sí estaría preocupado”, pues el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) podría presentar tasas negativas.

En el caso de la inflación, opinó que si se extiende el retraso en la distribución tendría efectos como desabasto en productos que tienen que transportarse, como son los alimentos perecederos, y esto causaría un alza de precios, pero si se resuelve pronto, su impacto sería casi nulo.

LEE: PROPONEN CALENDARIO PARA CARGAR GASOLINA EN LA CDMX

No obstante, la población afectada podría dejar de asistir a algunos lugares o consumir menos, y esto provocaría un efecto contrario en la inflación, y entonces bajarían algunos precios, respondió a las preguntas realizadas por la senadora priista Vanessa Rubio, y exsubsecretaria de Hacienda y Crédito Público.

Sobre la probabilidad de que la economía mexicana alcance tasas de crecimiento de 4% en 2020, como lo ha planteado la nueva administración, estimó que es “muy difícil”, pues la actividad económica crecerá este año a una tasa similar que la de 2018, o incluso puede registrar una desaceleración.

Ante ello, estimó como “buen pronóstico” para 2019 un crecimiento entre 2 y 2.2%, pues hasta mediados del año se registraría una recuperación en el gasto y la inversión pública, pero hay incertidumbre en materia de inversión privada, que será la actividad que marcará la diferencia respecto a si la economía crecerá o no.

Apuntó que, aunque 2019 no se ve tan bien en materia de crecimiento económico, en 2020 habría un rebote si se reactiva la inversión privada en el país, y Estados Unidos continúa creciendo, con lo cual se mantendría por arriba de 3% en 2020, pero “4% lo veo más difícil”.