Prohibirán competencia desleal en el comercio electrónico

Empresas como Apple, Google y Amazon están en la mira de las autoridades europeas
.
 .  (Foto: Getty)


Después de las multas impuestas a Google por Google Shopping en 2017; la investigación de la Comisión Europea sobre las prácticas de Amazon con los datos de los vendedores, los principales actores y lo que es justamente la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeos han llegado a un acuerdo con el Reglamento sobre el fomento de la equidad y la transparencia para las empresas que utilizan servicios de intermediación en línea. Normatividad que inició su proceso legislativo en 2018 y que probablemente sea aprobada en breve y posteriormente aplicará después de un plazo de 12 meses.

LEE: CIBERSEGURIDAD, CLAVE PARA REALIZAR COMPRAR EN LÍNEA

Dicho ordenamiento afectará a grandes plataformas de comercio electrónico y de intermediación, como lo son los motores de búsqueda, y pretende crear un entorno empresarial equitativo, transparente y previsible para las compañías y comerciantes que usen las plataformas en línea.

El asunto es preocupante para Bruselas, que estima que un 60 % del consumo privado y un 30 % del público de bienes y servicios relacionados con la economía digital total se gestiona por medio de intermediarios en línea.

Las prácticas de Google (Google Play, Search y Shopping), Apple (App Store), Microsoft (Store, Amazon Marketplace, eBay y Fnac) están en especialmente en la mira del nuevo reglamento. Otros como Yahoo!, Bing, Facebook, Instagram y SkyScanner también son objetivos claros de la nueva regulación, pero en un segundo nivel.

La Unión Europea pretende que los comerciantes que venden en línea en plataformas de terceros, u hoteles o desarrolladores de aplicaciones que publican sus ofertas y productos en servicios ajenos, puedan obtener un beneficio de un entorno mucho más transparente y previsible. Es decir, competir con las empresas que controlan las plataformas justamente.

Con la entrada en vigor de la nueva legislación se fijará una clasificación transparente según la cual se deberá especificar claramente qué parámetros determinan la clasificación y orden de aparición de los productos y servicios comercializados, incluyendo la explicación sobre el comportamiento que realizan sus productos propios. Así los vendedores podrán optimizar su presencia a diferencia de lo que ocurre actualmente.

Plataformas como Amazon que no solamente proporcionan el mercado sino que actúan como vendedores tendrán que divulgar obligatoriamente información sobre prácticas comerciales que les puedan otorgar ventaja a sus productos frente a otros. Además, deberán revelar qué datos recopilan y cómo los emplean, especialmente cómo los comparten con sus socios comerciales.

Las cuentas de vendedores no podrán suspenderse repentinamente y sin justificación alguna, estos podrán presentar recursos a las plataformas, quienes se verán constreñidos a reincorporarlos en caso de que la suspensión se tratase de un error. Adicionalmente, los cambios de funcionamiento que se introduzcan deberán ser comunicados clara y comprensiblemente, como los términos y las condiciones, con una obligatoriedad de 15 días antes de que se produzcan.

Buscando reducir el bloqueo que sufren los vendedores al recurrir o resolver reclamaciones, desde Bruselas se establecerá que todas las plataformas dispongan de un sistema interno de tramitación de denuncias para apoyarles. Se crea también la figura del mediador interno de las plataformas, quien será ofrecido a los vendedores para solventar cuestiones antes de acudir a los tribunales.