Anatomía de la tarjeta perfecta

Según el Banco de México la población tienen deudas en su tarjeta por montos de hasta 140,000 pesos
.
 .  (Foto: iStock)

Las tarjetas de crédito (tdc) pueden ser una herramienta útil para construir un patrimonio, estar protegido ante emergencias, controlar el pago de servicios e incluso salvar las finanzas en momentos de crisis, siempre y cuando se utilicen de manera correcta y se contraten los servicios adecuados.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) los plásticos son el producto financiero más contratado por los mexicanos y hasta junio de 2018 representaron el 38.9% de la cartera total de crédito al consumo.

Al mismo tiempo se transformaron en el instrumento con las tasas de morosidad más altas con 5.8%.

LEE: Saca provecho a las tarjetas de crédito

Según el Banco de México (Banxico) la población tienen deudas en su tarjeta por montos de hasta 140,000 pesos, debido al desconocimiento de las condiciones del plástico y sus malos usos.

Pero, ¿cómo se elige la tarjeta correcta? Y ¿cómo se evita el sobreendeudamiento?

No hay que tomarse a la ligera la contratación de este servicio, pues existe una para cada tipo de necesidades y propósitos; por eso lo mejor es comparar todos los productos del mercado y definir el uso que se le dará.

Es importante considerar que no es dinero “extra” sino solo un instrumento mediante el cual se pueden hacer pagos y compras con un “colchón” para liquidarlos.

Para los clientes que pagan totales, lo mejor sería adquirir la que tenga el Costo Anual Total (CAT) más bajo, para quienes pagan solo los mínimos, la que ofrezca la tasa de interés menos costosa, o la que ofrezca mayores beneficios de meses sin intereses.

En la siguiente infografía detallamos algunos puntos de la anatomía de la tarjeta de crédito perfecta.


.
 .  (Foto: IDC)