Internautas, comparan precios y reseñas

El usuario tiene derecho a recibir información sobre los bienes y servicios ofrecidos
.
 .  (Foto: Getty)
México, (Notimex) -

Ocho de cada 10 usuarios de Internet comparan precios en línea y siete de cada 10 son influidos por las reseñas que leen de otros consumidores, de acuerdo con un estudio elaborado por el Interactive Advertising Bureau (IAB) México.

Según la  Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) cada vez existen más portales, redes sociales o aplicaciones que dan paso a que los prosumidores emitan su valoración, con la finalidad de hacer más exigente al consumidor sobre sus derechos y practiquen un consumo responsable.

LEE: OCHO DE CADA 10 INTERNAUTAS REALIZA COMPRAS POR INTERNET

Al mismo tiempo, provocan que los proveedores mejoren la calidad de sus servicios y atención, con el objetivo de obtener comentarios y evaluaciones positivas.

Por otro lado, la Profeco subrayó que el usuario tiene derecho a recibir información sobre los bienes y servicios ofrecidos, así como la entrega de factura, recibo o comprobante del mismo.

Además, a que le respeten los precios o tarifas, términos y condiciones conforme a los cuales se ofreció el producto, bien o servicio; ser informado antes de contratar el domicilio físico y datos de contacto del proveedor, y los procedimientos y medios para realizar reclamaciones o aclaraciones.

También a elegir la restitución del producto, bien o servicio; devolución de la cantidad pagada; rescisión del contrato o la reducción del precio y, en cualquier caso, la bonificación no menor a 20% del valor del producto.

De igual forma, el usuario tiene derecho a la privacidad de su información, y cuando se ofrezca garantía en los productos o servicios, deberá recibirla en idioma español, y a que no le sean cobrados servicios adicionales a los que originalmente haya contratado.

Incluso, a que la publicidad e información sobre los productos y servicios sea veraz, comprobable, clara y sin ambigüedad para evitar prácticas comerciales engañosas; y no estar sujeto a condicionamiento o negativa de la venta, adquisición, renta o suministro de bienes o servicios, o ser objeto de discriminación.