SAT detecta "empresa fantasma” relacionada con Anaya

En octubre de 2017, la Auditoría Fiscal de Querétaro "1" notificó a Manhattan Master Plan Devolopment por simular operaciones y emitir facturas apócrifas
.
 .  (Foto: Notimex)

El SAT incluyó en el listado global definitivo de empresas “fantasma” a Manhattan Master Plan Devolopment, S. DE R.L. de C.V., relacionada con el candidato presidencial de la coalición “Por México al frente”, Ricardo Anaya Cortés.

De acuerdo con la relación publicada por la autoridad fiscal en el Diario Oficial de la Federación (DOF), dicha empresa compró a Anaya Cortés una nave industrial por 54 millones de pesos, con RFC MMP160705P75 y no logró desvirtuar la presunción de empresa facturadora de operaciones inexistentes.

LEE: SAT DA CON 40,000 EMPRESAS `FANTASMA´

La información señaló que el 13 de octubre de 2017, la Administración Desconcentrada de Auditoría Fiscal de Querétaro "1" entregó un oficio individual a Manhattan Master Plan Devolopment como presunta empresa “fantasma” por simular operaciones y emitir facturas apócrifas.

Lo anterior debido a que el organismo detectó la emisión de comprobantes fiscales sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes.

En el DOF se especificó que el 16 de octubre de 2017, el SAT notificó nuevamente a Manhattan Master Plan Devolopment, a través de Buzón Tributario y debido a que no pudo desvirtuar los hechos que se imputaronn en el plazo que establece el Código Fiscal de la Federación (CFF), en el artículo 69-B, fue al listado global definitivo.

Así, el 16 de febrero de 2018, el SAT incluyó al corporativo en el supuesto de empresas que simulan operaciones y emiten facturas apócrifas en su página en Internet, la cual fue publicada este 26 de febrero en el DOF como parte del listado global definitivo.

La emisión de estos documentos se realiza desde 2014, con base en la nueva facultad que el Congreso de la Unión le dio al SAT, de conformidad con el Artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación (CFF), como parte de la reforma hacendaria que entró en vigor ese año.