Crecerá lucha vs defraudación fiscal en próximo gobierno

Esta práctica ilegal se puede considerar como delincuencia organizada, dicen expertos
 .  (Foto: iStock)
México (El Economista) -

El próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador intensificará el combate contra la defraudación fiscal y lavado de dinero al considerar a las facturas apócrifas como un delito grave, coincidieron expertos.

El domingo pasado, durante el Quinto Congreso Nacional de Morena, el presidente electo anticipó que la emisión de facturas falsas se sumará a la lista de delitos graves, junto con el robo de presupuesto, el robo de gasolinas y energéticos, así como el fraude electoral.

“Se creará la Secretaría de Seguridad Pública; se contará, desde antes del 1 de diciembre, con el fiscal general, el fiscal anticorrupción y el fiscal electoral al mismo tiempo que se elaboran las iniciativas de ley para hacer una política de Estado de austeridad republicana; convertir en delito grave sin derecho a fianza el robo de presupuesto, de los energéticos, la emisión de facturas falsas y el fraude electoral”, declaró López Obrador.

Al respecto, Herbert Bettinger, experto fiscal, refirió que éste es un paso firme para combatir el fraude fiscal y combatir el lavado de dinero, además de ser un cambio radical que obligará a la futura jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) a intensificar la identificación de los emisores de facturas.

“La factura apócrifa es la peor ingratitud que se le hace a los contribuyentes cumplidos y a los asesores fiscales. Afectan al fisco, a las empresas y los indecentes se hacen ricos. Usualmente, el problema viene para quien compra la factura, mas no para el emisor, pero con lo que dijo López Obrador ahora se hará hincapié a buscar al emisor”, aseveró.

En este sentido, Mario Morales, vicepresidente fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), refirió que al considerar las facturas apócrifas como delito grave se puede pensar que ahora la penalidad será mucho mayor.

“El siguiente gobierno reforzará sus medidas. Va a imponer penas mayores. Endurecer las penas trae un efecto directo a las personas que emiten este tipo de facturas. No es lo mismo decirle, a las personas que el delito se pena entre tres meses a seis años, a decirle, que ahora podrán ser hasta 12 años”, acotó.

Los expertos refirieron que esta práctica ilegal se puede considerar no sólo como fraude fiscal, sino también como delincuencia organizada debido a que son varias las personas que participan en el ilícito. De las personas que reciben una factura falsa, 80% de éstas tiene conocimiento del hecho.

El Proyecto de Nación de López Obrador para su sexenio refiere que tanto la evasión fiscal como el lavado de dinero son “dos caras de la misma moneda y constituyen una realidad lacerante que frena el desarrollo económico y vulnera la democracia”.

En este sentido, entre las propuestas hechas destacan una mayor disciplina en el combate de delitos tributarios y transparencia total en declaraciones juradas y patrimoniales, endurecimiento de controles del sistema bancario sobre lavado de dinero, investigación minuciosa y cancelación de empresas fantasma.

CFDI ayuda, pero no lo suficiente

El vicepresidente fiscal del IMCP refirió que una de las finalidades de la nueva versión 3.3 del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) es inhibir este tipo de prácticas; sin embargo, refiere que los contribuyentes han encontrado maneras para seguir emitiendo facturas falsas.

“Los mexicanos somos muy ingeniosos y encontramos manera de dar la vuelta. La autoridad, por ejemplo, se puede dar cuenta seis meses después de que se abrió una compañía que emitió facturas apócrifas, pero al momento de detectarlo ésta ya pudo haber cerrado e, incluso, abrir otra”, refirió.

Por su parte, Herbert Bettinger agregó que si bien con el CFDI se puede fiscalizar a los contribuyentes, se necesita combinar con otros procesos para seguir las facturas que se emiten día a día.

Entre otras acciones que realiza para combatir este problema está tener un mayor control para abrir una nueva empresa, la bancarización de las transacciones, e incluso la ley de prevención de lavado de dinero.

Cambios en la ley

Luis Alberto Placencia Alarcón, subprocurador de Asesoría y Defensa del Contribuyente de la Prodecon, explicó que actualmente, como la emisión de CFDI falsos es delito no grave, se puede llegar a una fianza y no se le priva de su libertad al contribuyente.

Sin embargo, al pasar a ser considerada como delito grave, una vez que el Ministerio Público considere que hay elementos y se consigne a un juez, el contribuyente ya no tendrá derecho a fianza, y si lo detienen, podrán privar al pagador de impuestos de su libertad.

“Con lo que López Obrador dijo se tendría que reformar la ley. Al reformarla, el SAT dará conocimiento al Ministerio Público, éste realizará la investigación y podrá privar de la libertad al contribuyente, es decir, se iría al reclusorio todo el proceso y, de ser encontrado culpable, no podrá salir bajo fianza”, acotó.

Agregó que la autoridad fiscal probablemente no se vaya contra los pequeños contribuyentes, sino con los proveedores y grandes empresas.

EFOS y EDOS, dolor de cabeza

Meses atrás, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) alertó a los contribuyentes acerca de la consecuencia de comprar facturas apócrifas a Empresas Facturadoras de Operaciones Simuladas (EFOS).

Explicó que las EFOS son empresas que lucran con la emisión de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet. Dichos contribuyentes facturan operaciones, compras o servicios que en realidad nunca se llevaron a cabo, es decir, simulan que los contribuyentes a quienes les expiden las facturas son sus clientes.

Las EFOS se acercan a los contribuyentes para que les compren estas facturas, con la promesa de reducir el monto que los clientes deberán pagar de impuestos a cambio de pagarles una comisión, que regularmente atiende a un porcentaje del monto de la factura.

No obstante, pueden existir contribuyentes que no sepan que sus proveedores son EFOS y les acepten la factura de “buena fe”.

Los contribuyentes que compren dichas facturas apócrifas se convierten en Empresas que Deducen Operaciones Simuladas (EDOS), es decir, simulan un aumento en sus gastos de operación para pagar menos impuestos al deducir esas facturas, lo que los hace partícipes de esquemas de operaciones fraudulentas que pueden tipificar uno o varios delitos.

La Prodecon acotó que en caso de que el SAT identifique por error a algún contribuyente como EFOS o EDOS, y éstos puedan demostrar que sus operaciones son reales, pueden acudir con la procuraduría para arreglar su situación.

“Actualmente el portal del SAT tiene un apartado específico de facturas, en donde los contribuyentes pueden saber cuántos ingresos estás teniendo, qué facturas y si las empresas que te están facturando a ti lo hacen con el folio correcto”, refirió Luis Alberto Placencia Alarcón, subprocurador de Asesoría y Defensa del Contribuyente de la Prodecon.

Agregó que en portal, los contribuyentes podrán consultar en el repositorio de facturas el folio, la fecha, año y RFC.

Por su parte Mario Morales, vicepresidente fiscal del Instituto de Contadores Públicos de México, acotó que los contribuyentes también pueden consultar la lista negra del SAT, que desde el 2014, ha publicado de manera periódica en el Diario Oficial de la Federación. A la fecha, se cuenta con más de 5,000 contribuyentes que están como EFOS definitivos en dicha lista.

Con información de El Economista