Qué pasa con los donativos del extranjero

Existen límites para los donativos recibidos del extranjero
.
 .  (Foto: iStock)

Los actos de filantropía son originados por la bondad de ayudar al necesitado sin esperar recibir algo a cambio; por ejemplo los donativos para contrarrestar los daños causados por un desastre natural. Afortunadamente estos actos no se delimitan a algún estado soberano en específico; sino que traspasan fronteras.

LEE: DONATIVOS ENTRE CÓNYUGES

Con objeto de evitar una doble causación del impuesto, los donativos están considerados en los tratados para evitar la doble tributación; tal es el caso, del celebrado con los Estados Unidos de América, el cual contempla en el artículo 22 que una organización dedicada exclusivamente a fines religiosos, científicos, literarios, educativos o de beneficencia estará exenta, siempre y cuando cumpla con los lineamientos del mismo tratado.

No obstante, la fracción I del numeral 82 de la LISR señala que tratándose de las entidades que obtuvieron autorización para recibir donativos deducibles en el extranjero conforme a los tratados internacionales, no podrán recibir ingresos en cantidades excesivas por concepto de arrendamiento, intereses, dividendos o regalías o por actividades no relacionadas con su objeto social.

De forma específica el precepto 136 del RLISR prevé que dichas organizaciones no deberán recibir más de una tercera parte de sus ingresos en cada año de calendario de la suma de los siguientes conceptos:

  • los ingresos totales obtenidos por concepto del otorgamiento del uso o goce temporal de bienes inmuebles, intereses, dividendos o regalías, y
  • la utilidad que resulte de las actividades que realicen y que no estén relacionadas con el desarrollo de su objeto social

Es importante mencionar que lo anterior no le resulta aplicable a las sociedades o asociaciones que se dediquen a la enseñanza, con autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios, así como a las instituciones creadas por decreto presidencial o por ley, y cuyo objeto sea la enseñanza, siempre que sean autorizadas para recibir donativos deducibles en términos de la LISR.