Pemex requiere de mayor autonomía

Sin embargo con la simple autonomía la paraestatal corre el riesgo de perpetuar sus desfases tecnológicos
 (Foto: archivo Reuters)  (Foto: Redacción)

Por Edgar Sigler

Petróleos Mexicanos (Pemex) podría ampliar su producción, y tener un mayor margen de maniobra mediante una reforma que le dé autonomía, para contar con más recursos para ejecutar sus proyectos.

Sin embargo, analistas alertaron que con la simple autonomía la paraestatal corre el riesgo de perpetuar los desfases tecnológicos que arrastra, que podrían acentuarse si además mantiene su operación de ente monopólico en un mercado que carece de incentivos para medirse y disputar contratos con otras empresas.

Esta propuesta dejaría intactos los artículos constitucionales 27 y 28 que establecen la propiedad del Estado sobre los hidrocarburos, así como la existencia de Pemex como un monopolio legal.

Sin embargo, requeriría cambios legislativos para sacar a la petrolera del gobierno a fin de que funcione con un consejo similar al del Banco de México (Banxico).

"Pemex sería excluido del presupuesto federal, y su tratamiento fiscal cambiaría para mejorar su panorama financiero", expuso Barclay's en un documento de octubre de 2012.

Ese banco británico estimó que en este modelo la tasa impositiva que pagaría Pemex sobre cada barril de crudo bajaría del 71% actual al 61%, lo que podría generar un aumento en su presupuesto de 130,000 millones de pesos al año; mientras que el gobierno puede compensar esta caída en sus ingresos con la eliminación del subsidio a la gasolina.

"Es imposible ver cualquier reforma a Pemex sin meterse en la reforma fiscal", comentó por su parte la catedrática del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) Miriam Grunstein.

Pero el dotar de más recursos a la petrolera en nada garantiza que cuente con las herramientas e incentivos adecuados para ser más productiva, pues las grandes compañías, por lo general, van juntas a ciertos proyectos como en las aguas profundas, ya que les permite compartir el riesgo de una inversión que no se pueda rentabilizar en el corto plazo.

Con información de CNN Expansión