Políticas de integración vida trabajo de los más innovadores

69% de los trabajadores de maquila no tiene permiso para llevar a sus hijos al doctor sin que les apliquen descuentos en su salario
(Foto: Getty Images)
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

“Si los grandes empleadores incorporan políticas de integración vida-trabajo en sus oficinas y plantas de producción, podrían transformar la vida del 26% de los empleados formales ocupados a nivel nacional”, destacó el Instituto Mexicano para la Competividad (Imco).

Asimismo, subrayó que “las empresas con más opciones de balance vida-trabajo son mejor evaluadas por sus trabajadores. Esto se puede traducir en menor rotación, mayor compromiso y productividad”.

Además los países más productivos del mundo se distinguen por tener un menor número de horas trabajadas a la semana, dado que los periodos laborales excesivos contribuyen al agotamiento de los empleados y a una reducción de productividad. 

LEE: ¿LOGRAS BALANCEAR TU VIDA PERSONAL Y TRABAJO?

Sin embargo, México es el tercer país de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) con las jornadas laborales más largas.

El 73% de los trabajadores de maquila laboran al menos media jornada más a la semana para complementar su ingreso por horas extras. 20% de las madres hacen trabajos extras o tienen otro empleo de fin de semana para compensar su ingreso y  69% de los trabajadores de maquila no tiene permiso para  llevar a sus hijos al doctor sin que les apliquen descuentos en su salario.

“Estas condiciones no solo amenazan la calidad de vida de los trabajadores, también la rentabilidad de las empresas”, advirtió.

La organización destacó que la NOM 035, que entra en vigor el próximo 23 de octubre de 2019, busca mejorar el ambiente laboral y la calidad de vida de los empleados mexicanos y el balance vida- trabajo es uno de los factores que aporta a este objetivo.

En ese sentido, propone que cada empresa realice un autodiagnóstico para detectar las necesidades de su personal, explorar diversas opciones de flexibilidad que puedan transformar la vida de los trabajadores, incluidos los operativos; invertir en políticas de integración vida-trabajo en toda la estructura de las organizaciones y evaluar las alternativas que tiene una organización para favorecer el cuidado de los hijos, particularmente en la primera infancia.