Urgen mejoran condiciones laborales de mujeres

La titular del Inmujeres destacó que la diferencia de Proigualdad, con los programas de gestiones anteriores, es que es resultado de escuchar las voces de las mismas mujeres
.
 .  (Foto: iStock)

Ingresar al mercado laboral con salarios dignos y vivir sin violencia son las principales demandas de este sector para alcanzar la igualdad de género, afirmó la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Nadine Gasman.

Al presidir el inicio del Foro Nacional “Mujeres Trabajando Juntas por la Transformación de México” en la Ciudad de México, agregó que otra demanda son políticas de cuidado en las que la familia, el Estado y la iniciativa privada sean corresponsables y tengan mayor participación, a fin de brindar condiciones de apoyo y tener mayores posibilidades de su desarrollo profesional y personal.

LEE: 39% DE LOS ECONÓMICAMENTE ACTIVOS SON MUJERES

Señaló que es notoria la carga que tienen las féminas en los trabajos de cuidado no remunerados, y que las tareas del hogar recaen casi en la totalidad en ellas sin reconocimiento ni paga.

Además  de la sensación de inseguridad en la que viven las mujeres, algunas dentro del hogar y otras en los contextos de las comunidades y del país en general, a lo que se suma las desigualdades por ser indígenas, campesinas o con capacidades diferentes.

Por ello, las políticas públicas son fundamentales para evitar el desarrollo de una cultura de discriminación y no dejar a nadie fuera “del desarrollo”.

Razón por la que se presentó el Programa Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (Proigualdad) 2019-2024, una de las iniciativas de política pública que derivan del Plan Nacional de Desarrollo.

En ese sentido y ante mujeres de diversos estados de la República que se dieron cita en el Salón Iturbide del Centro Banamex, Nadine Gasman enfatizó en la importancia del Proigualdad como un instrumento de la política pública que será transversal en programas sectoriales para alcanzar la igualdad de género.

Dicho plan contribuye a la definición de políticas públicas que den respuesta a los problemas señalados y que impiden el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres y las niñas. Incluye estrategias y las líneas de acción para que las dependencias y entidades de la administración pública federal incorporen la perspectiva de género en su actuar.

La titular del Inmujeres destacó que la diferencia de Proigualdad, con los programas de gestiones anteriores, es que es resultado de escuchar las voces de las mismas mujeres.