Diseñando equipos de alto desempeño

La consecución de resultados corporativos con valor agregado, es posible con este estilo de administración
 .  (Foto: IDC online)

Cualquier empresa está obligada a la conformación de grupos de trabajo. Sin embargo, pocas se detienen a diseñar equipos de alto desempeño.

En entrevista para IDC, Carlos Magaña, socio fundador de la firma de consultoría Prodefactum, señaló que el incremento en la competitividad de las empresas se alcanza, perfeccionando el desempeño del factor humano.

Desempeño = resultados con valor agregado

Don Carlos afirma que esta simple ecuación, establece tres premisas básicas: 

  1. la manera de ser competente es incrementando el valor de nuestros logros al mismo tiempo que reducimos la energía que dedicamos a la tarea
  2. las grandes cantidades de trabajo, conocimientos y motivación, si no van acompañadas por lo menos de un mismo nivel de logros, son bajos desempeños.
  3. dado que un tipo de logro cualquiera, una deficiencia en la efectividad siempre tiene como causa inmediata una deficiencia en un repertorio de comportamiento (conocimiento, capacidad y motivos) o en el entorno que soporta el repertorio o en ambos

Visto así, el tema del desempeño es un tema de diseño y no simplemente de ?echarle ganas?.

Cómo es un equipo de alto desempeño

Todo equipo de trabajo tiene un objetivo en común y requiere de ciertas competencias y dominios.

Tratándose de grupos de alto desempeño, se caracterizan por tener una visión global del trabajo. Esto es, se enfocan en procesos, clientes y personas.

En términos de diseño, la acción corporativa genera aprendizaje organizacional y personal. Por lo tanto, se instrumentan acciones para facultar al equipo para que sea capaz de autogestionarse e incorporar mejores prácticas que fortalezcan su desempeño.

Particularmente, los equipos de esta especie, deben ser expertos en tres competencias de gestión: de proyectos, de tiempo y del cambio.

¿Es posible su implementación en México?

Si bien muchas organizaciones de nuestro país, se rehúsan a cambiar sus estilos de dirección y administración, sería de considerarse que el antiguo modelo de liderazgo (si así puede llamársele), del jefe que se encierra en la oficina y desde ahí dicta órdenes, se vuelve obsoleto.

Así lo sostienen datos de la Asociación Mexicana de Trabajo en Equipo (AMTE). La Asociación identificó un crecimiento importante (a partir de la segunda mitad de la década de los noventas) del número de compañías que trabajan con equipos para el mejoramiento de la calidad. De hecho, para la AMTE, el modelo de equipos para la mejora es una estrategia viable para las organizaciones mexicanas.

Para Prodefacthum, esta política organizacional funciona si se trata de equipos enfocados a proyectos especiales y que sean de interés para la Dirección General de la empresa a la que pertenecen.

Beneficios para una compañía con alto desempeño

Las organizaciones que se atreven a diseñar equipos de alto desempeño, gozan de ventajas como: 

  1. mejorar del desempeño de la empresa, expresado a través de incrementos en la productividad, la calidad y el servicio
  2. facilitar que los equipos no sólo generen  valor, sino que lo protejan, porque el logro de sus resultados, se traduce en aprendizaje organizacional y personal
  3. dirigir a los empleados para que trabajen en función de procesos clave completos y para clientes internos y externos. Es decir, se fomenta una visión global del trabajo
  4. mejorar el ambiente laboral, a través de la retroalimentación, motivación y satisfacción en el trabajo

La conferencia-concierto

Para cerrar la entrevista, Carlos Magaña realiza una interesante metáfora: si su empresa fuera una orquesta, ¿sabe cómo sonaría?