Inclusión social a trabajadoras del hogar cada vez más cerca

En el país existen 2.3 millones de personas dedicadas a desempeñar trabajo doméstico
.
 .  (Foto: iStock)

El panorama para la inclusión de las trabajadoras del hogar a la seguridad social es un poco más claro, con el mandato de la Suprema Corte para la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo se espera que el Instituto Mexicano del Seguro Social elabore un programa piloto para la inclusión de estas personas, propuesta que sería evaluada por la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), explicó su titular, Gibrán Ramírez.

En entrevista con Notimex, expuso que tras un encuentro con la directora del departamento de Protección Social de la OIT, Isabel Ortíz, se establecieron una serie de acuerdos referentes a la integración social para personas trabajadoras del hogar, informales y migrantes.

Para el caso de la adhesión de las trabajadoras del hogar a la seguridad social, que quedaría en unos meses luego de que el Senado ratifique el Convenio 189, la CISS estableció el acuerdo con la OIT para la elaboración de una propuesta de inclusión que sería utilizada para la evaluación de la que presente el IMSS.

LEE: RESOLUCIONES LABORALES CON PERSPECTIVA DE GÉNERO EN CDMX

Ramírez consideró que la iniciativa presentada por el Instituto debería contener un componente de cálculo actuarial para que te den los números, generación de incentivos para que las trabajadoras de afilien, un componente informático para facilitar el proceso de afiliación y un proceso de rendición de cuentas, por mencionar solo algunos.

En el país existen 2.3 millones de personas dedicadas a desempeñar trabajo doméstico, una de cada diez mujeres económicamente activas es trabajadora del hogar y más de 70% gana dos o menos salarios mínimos.

El convenio 189 ha sido ratificado ya en 13 países de Latinoamérica como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Ecuador por mencionar solo a algunos, países en los que de acuerdo con la OIT se ha comprobado que la formalización del trabajo en el hogar es un mecanismo efectivo para la inclusión social.