Muros que dificultan el acceso a los servicios de salud

Cumplir con el derecho que protege el artículo 4o. de la Constitución llega a ser difícil por los obstáculos que hay en el camino
.
 .  (Foto: Foto: Cuartoscuro)

La seguridad social tiene por finalidad garantizar el derecho a la salud, la asistencia médica, la protección de los medios de subsistencia y los servicios sociales necesarios para el bienestar individual y colectivo (art. 2o., LSS).

A pesar de lo que prevé la CPEUM y la LSS, existen diferentes causas por las cuales la población tiene dificultades para acceder a un servicio de salud.

Dichas barreras se pueden clasificar en tres categorías: económicas, geográficas y culturales.

Se hace referencia a las económicas, debido a que el salario mínimo (actualmente 176.72 pesos en la frontera norte y 102.68 pesos en el resto de la república), no es suficiente para cubrir las necesidades básicas del individuo, tales como el alimento, la vivienda y el vestido.

No contar con suficientes recursos, puede provocar que un asegurado enfermo no pueda trasladarse a su Unidad Médico Familiar (UMF); y en caso de conseguirlo, cuando el Instituto no llegue a contar con todos los medicamentos que requiere el trabajador, implique que aquel realice un desembolso para adquirirlos.

Otra adversidad a la que se enfrenta la población es la ubicación de las UMF, las cuales no siempre están cercanas al domicilio de los asegurados.

También está la barrera cultural, la cual está determinada por el género, el grupo étnico, la clase social, la edad, la preferencia y orientación sexual, la asociación gremial, entre otros factores. Esto debido a que el trato del personal de los servicios de salud, en la mayoría de las ocasiones carece de sensibilidad, respeto y dignidad, lo que provoca que los oriundos de ciertas zonas, campesinos, ancianos, personas con preferencias sexuales diferentes, y enfermos de VIH-Sida, entre otros, duden acudir al IMSS para recibir atención.

Como se observa a pesar de los avances científicos, tecnológicos y de la ampliación de cobertura de los servicios de salud, aún se tiene un impacto limitado por la falta de valores y cultura. De ahí, que aún en la actualidad se siga haciendo uso de la medicina tradicional mexicana.