Ahorro voluntario ¿salvaría pensiones?

Proponen esquema con incentivos fiscales a personas físicas y patrones para fomentar reservas futuras
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Por Estefanía Camacho

El sistema de pensiones mexicano es actualmente “uno de los peores en el mundo”, pues abarca desde regímenes de pobreza con trabajadores de 40 años de servicio y 65 años de edad  que no alcanzarán pensiones mayores al 25 % o 30 % de su sueldo; no obstante, existe otra cara de la moneda con regímenes de privilegio, como la banca del desarrollo, las universidades y Pemex, opinó el actuario Abraham Hernández Pacheco, Presidente de Vitalis.   

“Menos del 6 % de los adultos mayores tienen una pensión de más de tres salarios mínimos. Estamos convirtiendo el bono demográfico que teníamos en una bomba de tiempo. Si no hacemos nada vamos a hacer un país de viejos pobres y eso es insostenible. La pobreza en cualquier momento de la vida es terrible, pero en la vejez es lacerante e inaceptable”, explicó Hernández Pacheco.

Al respecto, aseguró que nada se ha hecho sustancialmente, mas que “reformas tibias y situaciones donde vamos para atrás”.

Aseguró que hace falta una reforma integral que resuelva los temas de cobertura, de desigualdad y de baja contribución y no pensar que la seguridad social resuelve todo, sino involucrar un sistema multipilar, donde una parte es el ahorro voluntario.

También presentó un sistema complementario de ahorro voluntario que no requiere de leyes nuevas, en el que toda la sociedad ahorra para el retiro con un esquema autosustentable de bajo costo.

 “Que al pagar en el super, en la gasolinera o en cualquier lado nos pregunten ‘¿y para tu retiro?’”, sería la máxima por la que se regiría esta campaña.

Finalmente añadió que hoy sería difícil destinar un 5 % o 10 % de un sueldo para el retiro, pues todos vivimos al día, pero propuso hacer un compromiso para que una tercera parte de los incrementos de sueldo vayan para el retiro.

A la propuesta se sumó la del Presidente de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), José Méndez Fabré, en el que se pueda revisar una alternativa de regulación fiscal que otorgue algún tipo de incentivo tanto para personas físicas como para patrones que fomenten el ahorro.

Asimismo, explicó que dicho esquema contemplaría que los recursos administrados puedan ser portables en cualquier intermediario financiero, que contaría con lineamientos para incluir a los no asalariados y así garantizar que los requisitos aplicables a las entidades administradoras del ahorro voluntario sean iguales para cualquier entidad financiera.

De igual forma, se eliminarían topes de inversión de fondos de pensiones en valores de deuda que promuevan inversiones de largo plazo en los mercados de capitales generando menores costos administrativos y menos comisiones; libre competencia entre intermediarios financieros en la administración de recursos del ahorro voluntario generando menores costos administrativos y menos comisiones.

¿Retiro o prioridades inmediatas?

Recientemente la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) dio a conocer que el ahorro voluntario para el retiro ascendió a 36,998.6 millones de pesos (mdp), es decir, alcanzó un nuevo máximo histórico en el cierre del primer trimestre de 2016.

Ante la iniciativa, el titular de la División de Actuaría y Financiamiento del Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social (CIESS),  Carlos Contreras Cruz, estuvo de acuerdo en que el ahorro es bueno, pero que resumía la propuesta en la frase coloquial “con qué ojos, divino tuerto”.

“El salario base de cotización de promedio del IMSS es de menos de cuatro salarios mínimos. Con tres salarios mínimos a lo mejor lo alcanzarías a librar pero para vivir sin tener nada más que lo básico. Entonces si te vas a la siguiente prioridad seguramente no será el retiro, porque piensas que falta mucho. Vas por las siguientes prioridades que a lo mejor es que uno de los hijos se arregle los dientes”, opinó Contreras Cruz, también colaborador de la revista IDC, Asesor Jurídico y Fiscal.

El actuario añadió que el que pueda ahorrar que ahorre, pero hay un grupo grande de personas que no tiene esa capacidad. “Y eso que dicen que lo que gastan en cigarros lo podrían ahorrar, no todo el mundo fuma, o en refrescos. Hablar de lo que tú te gastas en un vicio es lo que puedes ahorrar, no necesariamente es sencillo”, finalizó en entrevista.