¿Google puede arruinar un negocio?

El coloso de las búsquedas en Internet representa un arma de doble filo
 .  (Foto: iStock)

Son una gran cantidad las empresas que se sustentan gracias al tráfico que les reportan los diferentes buscadores que existen en Internet. El máximo exponente en el ciberespacio para ello es justamente Google, el principal buscador porque los usuarios lo utilizan mayormente. 

La plataforma se vuelve en una gran herramienta cuando el negocio aparece dentro de los primeros resultados del motor de búsqueda; sin embargo, puede esta misma web conllevar a que el negocio fracase.

Ello sucede cuando Search añade de manera nativa las funciones que hacía la web, es decir, deja de dar tráfico. La Comisión Europea ha presentado cargos contra el coloso digital por esto en varios casos, al aseverar que aquel vulneró la legislación comunitaria antimonopolio, tomando ventaja de su posición dominante en el mercado de las búsquedas al dar un “trato privilegiado” a sus servicios propios frente a la “competencia”.

En la práctica lo hace con los snippets (fragmentos) que son los bloques de contenido de referencia a una URL, unos módulos que aparecen en los sitios de resultados de búsqueda. Los snippets contienen el título de la página, la dirección o el enlace, algunas ocasiones una imagen y una metadescripción (resumen del contenido).

El principal beneficio de los rich snippets es que aumentan la visibilidad en los resultados y el usuario tiene más información, pues aparecen arriba de todos y son los más completos. No obstante, tiene desventajas en especial para los webmasters porque al resumir el contenido ya no es necesario ingresar al sitio web.

Las personas suelen confiar en Google y suele tenerse la impresión de que si esta empresa hace algo en el ciberespacio difícilmente alguien más lo hará mejor. Ello sucede, por ejemplo, con la difusión de información porque los usuarios no suelen verificar otros portales y se limitan a ver y leer el contenido proporcionado por esta compañía.

Google tiene también varios casos abiertos contra la Comisión Europea por abuso de posición dominante; uno de ellos es por Google Shopping. Para la Comisión no tiene razón la empresa al afirmar que Google Shopping daña a la competencia porque los anuncios que muestran son "más útiles" y no solamente les benefician a ellos, sino a los anunciantes y a los usuarios.

Se considera que Google Shopping es desconocido pero el 76.4 % del gasto de retail en publicidad en buscadores fue ahí. La Comisión argumenta que la empresa favorece a sus anuncios cuando un usuario efectúa una búsqueda y aparece el módulo Google Shopping y que no trata a su servicio propio y a sus rivales por igual.

De lo anterior, se torna vital fijar bien la estrategia a seguir para utilizar esta herramienta para posicionar un negocio, ya que también puede resultar contraproducente si es que la empresa realiza la misma actividad.