La reforma laboral sigue viva

La reforma laboral es un tópico neurálgico en la agenda de pendientes del Congreso de la Unión que no puede ni debe postergarse
 .  (Foto: IDC online)

En diciembre de 2010 parecía que la esperanza de lograr una reforma laboral se extinguía cuando el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) retiró de la mesa su iniciativa de reformas; sin embargo en diversos medios de comunicación se ha ventilado que el grupo técnico de trabajo de las enmiendas a la LFT, compuesto por representantes del sector obrero y empresarial, presentará próximamente a los 28 legisladores integrantes de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados un listado de temas relevantes y de urgente inclusión en las modificaciones a la LFT.

Entre los aspectos que destacan están los siguientes:

  • reconocer y aceptar al pago electrónico, así como determinar sus particularidades
  • aclarar el concepto de subcontratación
  • crear las bases de la modalidad del trabajo a domicilio también conocido como “teletrabajo”
  • considerar a la capacitación con lineamientos flexibles para convenir programas temporales que impulsen la productividad de los centros de trabajo y mejoren las condiciones económicas de los trabajadores
  • concretar una real y permanente transparencia sindical
  • determinar los límites en el pago de horas extras y salarios caídos, y
  • actualizar la Tabla de Enfermedades y Riesgos de Trabajo contenida en la propia LFT, además de concretar lapsos de tres a cinco años para su revisión periódica

Sin duda la reforma laboral es un tópico neurálgico en la agenda de pendientes del Congreso de la Unión que no puede ni debe postergarse, pues anteponer los intereses partidistas en un año electoral, a las verdaderas necesidades nacionales pudiese poner en riesgo la estabilidad económica y social del país.