Cómo se combate una demanda laboral

Los patrones tienen que ubicar las excepciones procesales laborales para oponerlas en los juicios, y con ellas atacar las pretensiones de sus colaboradores inconformes
 .  (Foto: iStock)

En el ámbito del derecho procesal una excepción es la oposición de un demandado frente al escrito inicial de un juicio, su objetivo es obstaculizar de manera definitiva o provisional ese proceso para contradecir el derecho que quien demandó reclama y con ello obtener una sentencia que no le de la razón a la actora.

LEE: QUÉ DEBE TENER UNA DEMANDA LABORAL

Como se puede observar son indispensables para la protección de los derechos y patrimonio de las personas; por ende, en los juicios laborales los patrones deben aplicarlas.

Respecto a las reglas de los procedimientos laborales está prevista esta figura procesal en el numeral 878, fracciones III y IV de la LFT, en el cual se prevé que, una vez presentada la demanda, el patrón tiene que dar contestación, de forma oral o escrita, y en ella establecer las excepciones y defensas correspondientes.

Las excepciones las expresa el patrón demandado en su escrito de contestación de la demanda, con las defensas que correspondan; pero, la LFT no las detalla, sin embargo, los doctores en derecho del trabajo Hugo Ítalo Morales Saldaña y Rafael Tena Suck, en su obra Derecho Procesal del Trabajo, señalan que entre las principales están:

  • rescisión del lazo laboral por causa justificada en términos del numeral 47 de la LFT
  • excepción de pago a través del cumplimiento en la entrega de conceptos económicos
  • prescripción o pérdida de la acción por no haber ejercido una prerrogativa a tiempo, y
  • cosa juzgada en la cual se argumenta que el asunto ya había sido resuelto en otro juicio