¡CDMX preparada para la reforma de la justicia laboral!

La Junta Local de Conciliación Arbitraje de esta entidad cimentó la reconfiguración del sistema judicial en la capacitación y la modernización de los procesos
Lic. Margarita Darlene Rojas Olvera


La Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México (JLCACDMX) se creó mediante el Reglamento de la Junta de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal el 20 de marzo de 1926 y desde aquel momento le correspondió conocer de la solución de conflictos entre patrones y trabajadores.

Así se tiene que la avenencia es la primera etapa de los juicios laborales y un mecanismo de solución de los antagonismos entre los empleadores y subordinados, pero esta puede desarrollarse bajo nuevos matices al ser ejercida por el órgano especializado en conciliación, y la suplencia de las Juntas de Conciliación y Arbitraje (JCA), por tribunales pertenecientes a los poderes judiciales federal y estatales como lo impone la norma constitucional desde 2017, en la que se fijó la creación de dicho ente (arts. 685 y 873, LFT).

Este rediseño, aunque devino de la reflexión realizada por diversos expertos y sectores, así como de los compromisos internacionales que ha hecho México, no debe ser motivo para no observar el desempeño de las autoridades jurisdiccionales que desaparecerán.

En este contexto, conocer la forma en que estas últimas fijan estrategias y efectúan las acciones conducentes para la transición que implicará el ajuste aludido, es enriquecedor porque permite conocer el alcance de un cambio de esta magnitud.

Como muestra de ello IDC Asesor Fiscal Jurídico y Laboral tuvo oportunidad de platicar con la licenciada Margarita Darlene Rojas Olvera, presidenta de la JLCACDMX sobre cómo en su administración se han sentado las bases para que esa Junta atienda los requerimientos que implica la transformación de la impartición de justicia laboral, pendiente de materialización, así como la razón por la que, a su parecer, los trámites y procesos competencia de dicho órgano se han mejorado.

¿Qué acciones se han realizado para preparar a la JLCACDMX ante la reforma al sistema judicial laboral?

Principalmente se le apostó al rubro de la capacitación del personal.

Si bien es cierto que la enmienda constitucional de 2017 prevé un nuevo modelo de jurisdicción laboral, también lo es que el tema principal es encaminar a los servidores públicos hacia una capacitación suficiente para administrar, de manera efectiva, una impartición de justicia eficiente a la ciudadanía.

¿Cómo ha evolucionado su plan de profesionalización de los funcionarios de la Junta?

Desde que inicié mi gestión como titular de esta Junta, se emprendió la acción de capacitación para lograr tal fin en los profesionales que están adscritos a la misma.

Se han incluido a los actuarios, a los secretarios de acuerdos, a los conciliadores, a los auxiliares en trámite y los dictaminadores.

La instrucción impartida a cada uno de estos grupos se enfocó a las atribuciones que les compete desarrollar.

Esta ha sido una dinámica permanente durante estos seis años correspondientes a mi administración.

¿Cuáles son sus perspectivas para el futuro en esta materia?

Considero importante continuar con este plan de formación de los especialistas que conforman al personal de la JLCACDMX, porque son múltiples los cambios acontecidos en recientes fechas.

Me refiero, principalmente a lo local, en donde se emitió la Constitución de la CDMX.

Asimismo, los trabajadores de esta dependencia deben estar preparados para lo que se presentará en el futuro dentro del contexto federal; esto es, la modificación a la LFT y los efectos de la ratificación del Convenio 98 sobre sindicalización, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Usted considera que la JLCACDMX ¿está preparada para la transición al nuevo sistema judicial laboral?

Sí lo está. De hecho se tiene un programa de trabajo alusivo a la disminución, de todos los asuntos que están en trámite y que quedarían en la atención de esta autoridad jurisdiccional; primordialmente, en cómo se deberá dar esa reducción gradual en el ámbito competencial de las 20 juntas que integran este órgano jurisdiccional.

Seguramente esto se dejará como parte de la entrega-recepción que próximamente puede producirse.

.
 .  (Foto: IDC)

Durante su gestión se establecieron diversos sistemas digitales para el ejercicio de las atribuciones de la JLCACDMX ¿se han mejorado sus procesos?

Sí, específicamente en la reducción de los tiempos. Por ejemplo, la institucionalización de la plataforma sobre el amparo en línea.

Esto derivó de la iniciativa del Poder Judicial de la Federación; sin embargo orgullosamente la JLCACDMX fue de las primeras autoridades de esta naturaleza en todo el país que se adhirió al esquema, lo cual baja en gran medida la aplicación de papel, porque se dejaron de enviar al tribunal constitucional los expedientes en físico, porque todo se encuentra digitalizado.

Es una disminución de un 80 % del uso de papel y del tiempo de remisión de los amparos. En el caso particular de las demandas de amparo indirecto, el tiempo bajo a 48 horas y del directo a cinco días.

En su informe señaló la utilización de tabletas electrónicas para realizar algunas notificaciones ¿cómo surgió este mecanismo?

El proyecto del surgió ante la diversidad de criterios que tenían los propios actuarios judiciales al asentar los razonamientos en los acuerdos de notificación.

Lo que se hizo fue conjuntar todos esos conocimientos y crear un solo formato en el cual se reflejaran las diferentes circunstancias que se suscitan en las notificaciones.

Solo implicó unificar y sistematizar esos formularios, incorporando la utilización de un dispositivo digital como el señalado en la pregunta.

¿En qué consiste este medio de aplicación?

Su operación es que el actuario lleve precargada en la tableta la información relacionada con la notificación y con ello llegue al domicilio del buscado, porque una de las bondades del dispositivo, para los funcionarios de la JLCACDMX, es que con antelación a la diligencia respectiva consulten y conozcan la ubicación física específica de a quien se dirige la comunicación.

Al momento en que se apersona el servidor público en el inmueble en donde esté el sujeto a quien se le efectuará la notificación, en ese instante únicamente va a llenar algunos datos concretamente.

Es de indicar que además del dispositivo, el actuario lleva consigo una impresora, a efectos de que en el acto referido haga la impresión correspondiente a la notificación y ahí, asiente su firma, y entregue las documentales relacionadas con el asunto en particular.

Eso implica la facilitación del trabajo de estos fedatarios y el ahorro de tiempo que implica revisar en el dispositivo con antelación la ubicación del centro de trabajo en el que se presentará el comunicado.

Igualmente se puede hablar de un ahorro de insumos (papel), pues muchas veces si no se localiza a quien se dirige la notificación, se tiene que manejar la impresión respectiva, y con el instrumento tecnológico, todo queda reunido en el archivo electrónico visible en la tableta.

La medida se materializó gracias al trabajo concurrente de presidentes de las juntas y los actuarios.

.
 .  (Foto: IDC)

Finalmente ¿qué logros destacaría de este último año de gestión a cargo de la presidencia de la JLCACDMX?

Cabe resaltar, entre otros:

  • la disminución de los tiempos a través de la aplicación de los medios tecnológicos, y
  • el aumento de la resolución de los asuntos. Cuando tomé la administración de la Junta se resolvían, en promedio, 32 mil procesos al año; ahora se solucionan 41 mil procesos en un lapso de 12 meses

Es de resaltar que esto se ha logrado con la misma cantidad de personal y de recursos; simplemente se han hecho eficientes sus servicios, gracias a la aplicación de los avances científicos y a las órdenes de proceso para que se tarden el tiempo que la normatividad establece, a partir de las cargas de trabajo que tiene esta instancia. La JLCACDMX, después de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, es la segunda Junta, entre todas las de las entidades federativas, la que ostenta la mayor carga de asuntos.