Sin panorama claro de aranceles a autos

Los aranceles podrían reducir las ventas de autos en 2 millones de vehículos por año y provocar el cierre de más de 117.000 puestos
 (Foto: Notimex)  (Foto: Redacción)
(Reuters) -

Es demasiado pronto para decir si Estados Unidos impondrá tarifas de hasta el 25% a las importaciones de vehículos y autopartes, advirtió el secretario de Comercio Wilbur Ross.

No obstante, su departamento abrió en mayo una investigación para evaluar si los vehículos y autopartes importados implican un riesgo para la seguridad nacional y el jueves había una audiencia en el marco de esa pesquisa, en la que testificaban representantes de grupos comerciales del sector automotor y gobiernos extranjeros, entre otros.

LEE: ¿AUTOS MÁS CAROS POR ARANCELES?

Al respecto, un grupo que representa a los principales fabricantes del sector dijo el jueves que imponer tarifas a los vehículos y autopartes importados aumentaría el precio de los coches en Estados Unidos en 83.000 millones de dólares anuales y costaría cientos de miles de empleos.

Mayores tarifas a los autos dañarán a las familias y a los trabajadores estadounidenses, además de a la economía (y) elevarían el precio de un automóvil importado casi en 6.000 dólares y el precio de un coche fabricado en Estados Unidos en 2.000 dólares”, dijo Jennifer Thomas, vicepresidenta de la Alianza de Fabricantes de Automóviles, entre cuyos miembros se encuentran General Motors Co, Volkswagen AG y Toyota Motor Corp.

Las automotrices aseguran que “no hay evidencia” de que las importaciones de autos impliquen un riesgo para la seguridad nacional y aseguran que los aranceles realmente podrían dañar la economía del país. Además enfrentan mayores precios tras la puesta en vigencia de gravámenes al acero y al aluminio.

Además, un estudio difundido por un grupo de concesionarios de Estados Unidos alertó que los aranceles podrían reducir las ventas de autos en 2 millones de vehículos por año y provocar el cierre de más de 117.000 puestos en los concesionarios, o casi el 10% de la fuerza de trabajo.